En el camino hacia las primarias socialistas, Pedro Sánchez busca establecer posiciones opuestas a las de la gestora en casi cualquier ámbito. El último, este viernes, ha girado en torno a la decisión del Tribunal Supremo venezolano de anular los poderes de la Asamblea Nacional y dejar el poder legislativo en manos de siete jueces nombrados a dedo por Nicolás Maduro.

Las declaraciones contra el “golpe de Estado” denunciado por la oposición del país han sido una constante en las últimas horas, tanto desde Estados Unidos, como desde la Unión Europea o, entre otros gobiernos, el español por boca de Mariano Rajoy, que ha afirmado que el movimiento del Supremo “rompe la democracia” en Venezuela. Pedro Sánchez, a través de Twitter, también ha condenado con firmeza la decisión del régimen bolivariano.

“Condeno el golpe dado por Maduro en Venezuela”, ha escrito el ex secretario general, eligiendo bien las palabras para marcar distancias respecto al ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los principales valedores de Susana Díaz y mediador internacional en Venezuela, que se refirió ayer en Sevilla a la situación sólo como “un elemento más” del conflicto que se vive en el país.

Zapatero, en un acto sobre la situación de los nacionalismos y los populismos en toda Europa, evitó destinar palabras gruesas a la decisión del Supremo venezolano y se limitó a valorar que la situación requiere “prudencia, discreción y paciencia” para desarrollar “un proceso casi preventivo de paz para que no se produzca un conflicto civil grave”.

Contra esa mesura, Sánchez se posiciona subrayando las amenazas de Maduro al orden constitucional y a la separación de poderes. Y se sitúa, paradójicamente, más cerca de la posición de Felipe González, que en el pasado ya ha mantenido fuertes enfrentamientos con Zapatero a cuenta de sus posturas en este tema. Contra la de Zapatero, influida por su rol, que se refiere a los hechos de esta semana como un “antagonismo intenso” entre dos modelos de entender los últimos años del país y dos visiones del mundo y de Venezuela “también antagónicas”, González defiende la inutilidad de la negociación y se posiciona sin ambages junto a los opositores.

El PSOE expresa su apoyo a la labor de Zapatero

La posición de la Gestora del PSOE la ha ofrecido su responsable de Unión Europea y Política Internacional, Ricardo Cortés Lastra, que ha condenado “rotundamente” el “nuevo ataque a la ya depauperada democracia” que supone la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela de retirar el poder legislativo a la Asamblea Nacional.

“No es normal que un tribunal asuma las competencias de un Parlamento elegido democráticamente” ha dicho Cortés Lastra, quien ha aseverado que “la separación de poderes es un principio fundamental del Estado de Derecho”.

El responsable de Política Internacional ha expresado también la “profunda preocupación” que en el PSOE existe “por el posible aumento de la tensión social, en un contexto de grave empeoramiento de las condiciones socio-económicas de la población, que puede derivar en un conflicto de desastrosas consecuencias”.

Por otro lado, ha mostrado su apoyo a “la labor discreta pero intensa”, que está llevando a cabo el ex presidente del Gobierno José Luís Rodríguez Zapatero junto con el resto del equipo de mediadores internacionales en Venezuela “para alcanzar soluciones pacíficas y negociadas a la difícil situación del país”.