El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha suspendido la misión comercial conjunta que tenía previsto realizar con el ministro-presidente de Flandes, Geert Bourgeois, del 7 al 9 de mayo en Marruecos, al ser informados de que no podrían ser recibidos por las autoridades marroquíes, según informa Efe.

En un comunicado conjunto distribuido por la Generalitat, los gobiernos catalán y flamenco han explicado que Puigdemont y Bourgeois «han decidido conjuntamente cancelar su participación en la misión, después de que el gobierno marroquí haya informado formalmente, dos semanas antes del viaje, de que ninguno de los responsables políticos marroquíes, a todos los niveles políticos, podría recibirlos en el periodo en que los dos presidentes tenían que estar en el país».

Ambos «lamentan la decisión unilateral del gobierno marroquí», señala el comunicado, en el que advierten de las «consecuencias para las más de treinta empresas catalanas y flamencas que querían reforzar los vínculos económicos con Marruecos, teniendo en cuenta que es un socio comercial importante para ambos países».

Fuentes del gobierno de la Generalitat han atribuido la decisión del gobierno marroquí a las «presiones diplomáticas españolas» para evitar que las autoridades del país recibieran a Puigdemont en un viaje de «bajo perfil político» porque era una «misión comercial».

Los organizadores de la misión comercial conjunta de los gobiernos de Cataluña y Flandes realizaron gestiones para poder tener un contacto con el primer ministro o el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, según las fuentes citadas, pero ninguna de estas entrevistas ha podido concretarse.

Según las fuentes del Govern consultadas, «es una evidencia que la embajada española en Marruecos no ha colaborado» para facilitar la visita.