Los fiscales anticorrupción, José Grinda, Fernando Bermejo y Juan José Rosa, se reunieron el pasado miércoles con el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, para pedirle protección ante la denuncia que ha presentado contra ellos un acusado de blanquear dinero en la red que dirigía Gao Ping.

Este encuentro se produjo después de que estos fiscales hayan pedido el amparo del Consejo Fiscal por la denuncia presentada contra ellos por Rafael Pallardó que trabajaba en la Banca Privada de Andorra y en la que les acusa de haberle coaccionado para sacarle información de Jordi Pujol. Este organismo tiene previsto estudiar esta demanda el próximo miércoles o jueves.

Quitar hierro

Fuentes fiscales han explicado que en el encuentro con Maza también estuvo presente el fiscal jefe del servicio de inspección, Fausto Cartagena. En la reunión, los fiscales anticorrupción se mostraron muy preocupados por esta denuncia que ha sido remitida por su jefe a la fiscalía de Barcelona para que decida si abre una investigación o la archiva por ser inconsistente.

Maza y Cartagena, según las fuentes consultadas, quitaron hierro a la presentación de esta denuncia porque «es un hecho al que están expuestos todos los fiscales». Asimismo, el fiscal general se comprometió a actuar contra el denunciante si la fiscalía de Barcelona archiva la demanda, pero defendió que se lleve a cabo esta investigación. También  les explicó que este tipo de actuaciones son «normales» cuando cambian las jefaturas por lo que intentó tranquilizar a los fiscales. En este encuentro, los tres fiscales no expresaron quejas por la actuación de su jefe, Manuel Moix, según fuentes presentes en la reunión.

La demanda de amparo, que no está prevista en el Estatuto del Ministerio Fiscal, ha sido firmada por los tres fiscales y por la mayoría de sus compañeros. Sin embargo, las fuentes consultadas han adelantado que esta demanda tiene pocas posibilidades de prosperar y lo más probable es que el Consejo Fiscal se dé por enterado y emita un apoyo genérico al trabajo de los fiscales.

 

Denuncia ratificada

Esta demanda de amparo ha sido tramitada por Moix que además hizo las gestiones para que Maza recibiera a los fiscales anticorrupción. Fuentes jurídicas han explicado que el fiscal jefe se limitó a recibir la denuncia y al estar en la sede de la fiscalía el denunciante se levantó un acta en la que ratificaba la demanda.

Moix comunicó después a los fiscales afectados su decisión y estos recibieron la noticia con malestar, ya que los hechos por los que han sido denunciados ocurrieron hace tres años. Fuentes cercanas a estos tres fiscales han explicado que en el 2014 se reunieron con Pallardó en Barcelona porque éste les hizo llegar el mensaje de que tenía información sobre Pujol.

En este encuentro, del que estaban informados los entonces fiscal del Estado y Anticorrupción, Eduardo Torres Dulce y Antonio Salinas, respectivamente, este imputado les pidió dinero de los fondos reservados o les instó a conseguir que algún medio de comunicación le pagara por sus revelaciones.

Los motivos de la denuncia

Bermejo, según las fuentes consultadas, se levantó de la mesa y la reunión terminó. Entonces, Pallardó no presentó ninguna denuncia y lo ha hecho hace unos días. Esta demanda se suma a otra que aún está en la mesa de la teniente fiscal anticorrupción, Belén Suárez, contra Grinda presentada también por un ex directivo del mismo banco andorrano, Santiago Roselló, imputado en una operación de corrupción vinculada con la mafia rusa.

El fiscal jefe, según fuentes fiscales, se limitó a enviar la denuncia al organismo que tiene competencia para examinarla, es decir, la fiscalía de Barcelona, ya que no es competente para dictaminar si los fiscales denunciados han cometido un delito de coacciones y contra la administración de justicia como les acusa Pallardó.

Alegaciones por el relevo del 3%

La decisión de Moix se produjo después de que hubiera relevado a Grinda y Bermejo de la investigación del 3% que investiga la financiación presuntamente ilegal de CiU. Este relevo, que fue acordado por el fiscal jefe para reorganizar esta fiscalía, no ha sentado nada bien a los fiscales afectados.

Fuentes fiscales han explicado que Moix quiere que los fiscales anticorrupción que están delegados en varias provincias lleven los casos que afectan a su comunidad. Por ello, ha optado por los delegados anticorrupción de Barcelona, Fernando Maldonado y Teresa Duerto, para que se hagan cargo de este caso para ahorrar tiempo y dinero. «No tiene sentido que para tomar declaración en el Vendrell (Tarragona) se desplacen dos fiscales de Madrid», explican.

Este relevo, según establece el estatuto del ministerio fiscal, tiene que ser refrendado por el fiscal general del Estado oído el Consejo Fiscal. En el expediente que se ha incoado se han incorporado las alegaciones de Grinda y Bermejo en las que detallan pormenorizadamente el trabajo que han llevado a cabo y que les llevó a pedir al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya la imputación del parlamentario Germà Gordó, uno de los hombres de confianza del ex president Artur Mas.

Traslado a la Audiencia Nacional

Por su parte, los fiscales Maldonado y Duarte también han presentado un escrito en el que explican que están preparados para llevar a cabo esta investigación. Además, fuentes fiscales han adelantado que es probable que una de las siete piezas de este caso acabe en la Audiencia Nacional cuando se acredite que uno de los imputados desvió a un paraíso fiscal las comisiones que cobró a empresarios a cambio de adjudicaciones públicas.

Por ello, las fuentes consultadas han informado de que cuando esta pieza se traslade a la Audiencia Nacional, que sería el tribunal encargado por ser un delito de español cometido en el extranjero, Grinda y Bermejo se harán cargo de esta parte de la investigación.

Las fuentes fiscales consultadas apuntan que el Consejo Fiscal dará la razón a Moix y apoyará el relevo porque sus argumentos son «razonables». No obstante, tras los últimos acontecimientos en los que se ha visto envuelta la fiscalía anticorrupción, estas fuentes no se atreven a lanzar las campanas al vuelo.

Y es que al malestar de los fiscales encargados de investigar la corrupción en Catalunya se ha sumado también el de los fiscales que investigan las andanzas del expresidente de la  Comunidad de Madrid Ignacio González en el Canal de Isabel II. El miércoles, el fiscal Carlos Iañez comunicará a Moix si sigue en comisión de servicios en anticorrupción o vuelve a su plaza de Granada, aunque todo apunta a que seguirá en Madrid.