El senador de Compromís Carles Mulet protagonizó el martes el pleno del Senado durante su intervención en el debate sobre las enmiendas al proyecto del Corredor Mediterráneo, que efectuó mientras blandía una imagen impresa de Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía y candidata a la secretaría general en las primarias del PSOE.

Mulet, afamado por su pregunta al Gobierno sobre su plan de actuación ante un hipotético apocalipsis zombi, acabó rompiendo en pedazos la imagen de Díaz y, posteriormente, llamándola «gusana» en las redes sociales tras ser criticado por su intervención.

Mulet sujetó la fotografía mientras se dirigía a la bancada socialista, a la que recordaba que «su jefa» había calificado a Compromís de «izquierda inútil» por «defender los intereses» de la Comunidad Valenciana. «Izquierda inútil lo somos para los intereses de la casta andaluza», manifestó, tras recordar que Compromís y PSOE se apoyaban mutuamente en las principales ciudades valencianas, así como en el gobierno regional.

«A esta señora no le llamaremos izquierda inútil, porque sabemos que llamarle izquierda le puede ofender», continuó Mulet tras romper la fotografía y ante los avisos del presidente de la Cámara, que le solicitaba «un poco de respeto».

El gesto levantó en armas a los senadores socialistas, que gritaron a Mulet «mamarracho», «payaso» y «zombi» mientras el senador valenciano pedía al presidente que frenara las interrupciones. La respuesta de Pío García Escudero se limitó a solicitarle que terminase su intervención y a lanzarle un último aviso: «No provoque usted tanto, tampoco».