La candidata al liderazgo del Partido Socialista ha sacado pecho de que «ni Podemos ni PP» lograron juntar a sus candidatos para debatir, tal y como ha hecho el PSOE este lunes. «El proyecto que representamos debe dar seguridad y esperanza al PSOE y a los ciudadanos. Estas primarias serán el principio de la remontada». «Son los medios los que tienen que analizar este debate», ha dicho.

Al ser preguntada si el debate ha discurrido como ella esperaba, se ha limitado a señalar que se han defendido los proyectos, que en su caso es «un proyecto colectivo que pretende trasladar seguridad a los militantes» y al resto de los ciudadanos. «Me queda una semana por delante y estoy segura de que va a ser el inicio de la remontada del PSOE», ha subrayado después de apelar a la necesidad de que el PSOE vuelva a ser un partido «útil, reconocible y unido».

Ha eludido responder si tras el debate es «más evidente» la «fractura» entre ella y Pedro Sánchez, y ha insistido en la idea de que a los candidatos se les puede «evaluar» por el trabajo que llevan a cabo. «He demostrado que el PSOE de Andalucía es hoy un partido más unido y mucho mejor», ha resaltado antes de asegurar que si es elegida secretaria general actuará con «coherencia» y fomentará la unidad.

«Tenderé la mano a mis dos compañeros y a quienes les han apoyado», ha asegurado, al tiempo que ha repetido que no quiere el voto de nadie que «insulte», sino que aspira a contar con el respaldo de quienes «sienten el partido y respetan a sus compañeros».

Como previamente prometió en el debate, la presidenta andaluza ha asegurado que si es secretaria general y no consigue la «remontada electoral» del PSOE se irá. «Forma parte de la tradición del partido; los secretarios generales, cuando no remontan la situación, asumen la responsabilidad en primera persona», ha señalado. «Yo lo haré; si conmigo no hay remontada electoral, me iré sin hacer ruido, sin fracturar el PSOE», ha añadido.

Pedro Sánchez: ‘Los militantes del PSOE van a recomponer la unidad»

Por su parte, Pedro Sánchez ha analizado el debate de las primarias del PSOE y ha apostado por «apelar a la unidad de todos los socialistas». «Van a ser los militantes los que van a recomponer la unidad. Y lo he dejado claro en el debate», ha sostenido el ex secretario general de los socialistas. Sánchez ha considerado que las críticas a sus vaivenes como recursos propios del debate y ha considerado que por su parte el debate ha sido «de guante blanco».

En una breve comparecencia de prensa, al término del debate, Sánchez ha ofrecido un balance positivo para su candidatura y también para su partido, en el que ha destacado que «con sus más o con sus menos, al final ha sido un diálogo entre compañeros». «Esto hace grande al PSOE», ha asegurado, tras recalcar que la confrontación de ideas que han protagonizado los tres aspirantes a liderar el partido ha supuesto un «ejercicio de democracia intenso», que se ha desarrollado con «guante blanco» y «deportividad».

Sánchez, que ha rechazado «comentar las estrategias de nadie» y hacer juicio sobre el comportamiento de cada cual», no ha querido opinar sobre la actuación de sus rivales, de los que sí ha dicho que «cuenta con ellos» para el 22 de mayo y que integrará a sus equipos.