El ex delegado del Gobierno en Madrid Pedro Núñez Morgades le dijo a Francisco Granados que había estado “donde los pinchadiscos de los pinchateléfonos de policía” un mes antes de que, en octubre de 2014, la policía detuviera al ex consejero madrileño en la operación Púnica.

Así consta en un informe de la Guardia Civil del sumario de la Púnica, al que ha tenido éxito El Independiente, que recoge conversaciones pinchadas antes de la detención de Granados, la cual se produjo el 27 de octubre de ese año.

Aproximadamente un mes antes, el 24 de septiembre, se interceptó una conversación entre Granados y Núñez Morgades en la que este último le pregunta “cómo fue la declaración”, pero añade que no se la cuente por teléfono porque ese día había estado “donde los pinchadiscos de los pinchateléfonos de policía” y que “estaba sorprendido por una persona que era policía”.

Granados califica de “pesado” a Núñez Morgades porque “siempre está obsesionado con que le están escuchando al teléfono”

Acto seguido, según el informe, Núñez Morgades, ex diputado de la Asamblea de Madrid y que también fue defensor del Menor de la Comunidad de Madrid hasta 2006, cuando se retiró de la vida pública, le pregunta a Granados dónde está su despacho y quedan a comer. Dos días después de esta conversación, el 26 de septiembre, Granados llamó a una mujer a la que le contó una reunión que había tenido con Núñez Morgades, a quien califica de “pesado”, porque “siempre está obsesionado con que le están escuchando al teléfono”.

“En reiteradas ocasiones, durante la intervención telefónica del número de Francisco Granados, se constató las extremadas precauciones que tomaba Pedro Núñez Morgades respecto a la seguridad, circunstancia que contrasta con su retirada de la política activa y que puede ser indiciaria de su participación en actividades que exigen de una discreción y reserva extrema”, afirma el informe.

A la UCO le “llama la atención” la conducta que tiene el ex delegado del Gobierno en sus mensajes y llamadas, y llega a la conclusión, por otros pinchazos, de que es quien “impulsa y controla la intermediación” con terceras personas y establece un lenguaje “convenido” en clave para comunicarse con él.

De hecho, en un mensaje entre ellos dos, del 9 de septiembre de 2014, Núñez Morgades le escribe a Granados: “Dice que devuelve los libros el día 20. Dime algo”, a lo que contesta el ex consejero: “A vuestra disposición”.

Un día antes hablaban por teléfono de “bombones” y todo parece indicar, según la UCO, que se trata de palabras para describir el dinero de operaciones con terceras personas.

En esa conversación, Núñez Morgades le dice a Granados que se ha visto con “ese intermediario que ya habrá visto algunas veces” y que le había dicho que le había abonado los “bombones”. Entonces le pregunta al ex consejero si a él se los habían pagado, quien contesta que no.