La CUP ha urgido hoy en una «carta abierta» dirigida al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a concretar «de forma inmediata» la fecha y la pregunta del referéndum después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya «resuelto por la vía del ‘no'» la oferta del Govern.

En la «carta abierta», firmada por los diez diputados de la CUP en el Parlament, la formación anticapitalista expresa su intención de posicionarse acerca del «debate epistolar» vivido en las últimas horas, al intercambiar cartas los presidentes Puigdemont y Rajoy.

Después de apuntar que dicho debate «ha sido rotundamente resuelto por la vía del ‘no’ por parte de Mariano Rajoy», la CUP se refiere «a la tensión existente entre la demanda de un referéndum por parte de la sociedad catalana» y «la negativa reiterada por parte de las instituciones del Estado (ejecutivo, legislativo, judicial y Tribunal Constitucional)».

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

Dicho conflicto, apunta la CUP, ha llegado el momento de «que se resuelva con la convocatoria de un referéndum en septiembre de 2017 en el cual se someta a votación binaria si la mayoría de la ciudadanía quiere que Cataluña sea una república independiente». Recuerda la CUP que hay «un mandato a este gobierno para el despliegue de forma inmediata de la concreción y publicación de la fecha del referéndum y de su pregunta, así como de todas las actuaciones necesarias para garantizar la materialización».

«Queremos conocer la fecha y la pregunta ya, presidente», comenta la CUP, que ha reafirmado su compromiso y apoyo «con la decisión de hacer este referéndum (y de ganarlo)», y pide al Gobierno central que se «abstenga de interferir con ataques institucionales y judiciales como los que hemos vivido hasta ahora».

Según la CUP, aunque «no ha funcionado la vía escocesa, estamos a tiempo de optar por la vía canadiense»

Según la formación, puesto que «no ha funcionado la vía escocesa, aún estamos a tiempo de optar por la vía canadiense y actuar como aquellos Estados que quieren ser democráticos permitiendo que las instituciones catalanas puedan ejecutar los compromisos políticos alcanzados en los últimos tiempos».

Los diputados de la formación anticapitalista recuerdan a Puigdemont que el referéndum tiene que servir para finalizar una legislatura abierta con la resolución del 9N aprobada por el Parlament «en la que dejábamos clara nuestra deliberada voluntad de no supeditarnos a decisiones injustas e ilegítimas de las instituciones del Estado».

Para los anticapitalistas, «no hay orden constitucional que prevalezca desde la imposición de aquellos que transmutaron la dictadura en democracia ‘low cost’ y mantuvieron todos y cada uno de los privilegios sociales y económicos usurpados durante 40 años de silencio forzado».

«De ellos no obedeceremos ningún orden constitucional», afirman los diputados de la CUP antes de proclamar que lo único que obedecerán «es la convicción firme de poner las urnas para decidir colectivamente si proclamamos una República y, detrás suyo, abrimos el proceso constituyente».

Los diputados ‘cuperos’ admiten que esto «no será rápido ni sencillo», pero recuerdan que Cataluña «siempre ha sabido estar a la altura de las circunstancias históricas y se ha auto-organizado y ha plantado cara al poder injusto». Apelan a «la movilización de todos, permanente, persistente y desobediente cuando haga falta» para defender el referéndum, y concluyen en su carta afirmando que «es hora, president, no esperemos ni un minuto más, y convoque el referéndum y despliegue todo lo que sea necesario para garantizarlo» ya que «nosotros estaremos allí».