El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se plantea abrir oficialmente una ronda de reuniones con los partidos constitucionalistas tras la petición de Pedro Sánchez en este sentido, según admiten fuentes de Moncloa. El que será de nuevo secretario general del PSOE levantó ayer el teléfono para garantizar al jefe del Ejecutivo que mantiene su oposición al referéndum independentista que pretende la Generalitat catalana y expresarle la conveniencia visualizar de algún modo el frente común de los constitucionalistas, que les incluiría a ellos y a Ciudadanos, a otra serie fuerzas menores como los canarios y regionalistas con la duda de lo que haría Podemos.

La petición se hizo pocas horas antes de una reunión de los independentistas en el Palau de la Generalitat donde no hubo acuerdo ni sobre la fecha ni sobre el contenido de la pregunta para el hipotético referéndum.

Ha sido el nuevo portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, José Luis Ábalos, el que ha dicho en público lo que Sánchez ha dicho en privado al inquilino de la Moncloa, aunque es de esperar que con otros términos. Ábalos le ha pedido a Rajoy con mucha ironía que «si tiene cinco minutos para hablar de Cataluña, lo que tiene que hacer es sentar a todos los partidos constitucionalistas para tratar sobre la unidad de España sin ningún tipo de reserva».

Moncloa afirma que el diálogo sobre Cataluña ha sido fluido con la gestora y Rivera

Fuentes gubernamentales han explicado a El Independiente que «no tiene que haber patas para que haya mesa», esto es, que aunque no se visualice ese frente común entre los partidos que defienden el orden constitucional «se está todos los días hablando con ellos» al respecto. Javier Fernández, en nombre de la gestora socialista, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, han sido sus interlocutores en los últimos meses.

Lo cierto es que el triunfo de Sánchez levantó ciertas dudas atendiendo a sus palabras sobre el concepto de nación, de nación de naciones y de plurinacionalidad, términos con los que adobó la recta final de su campaña en las primarias para hacerse con el voto del militante del PSC, como así fue. Pero en el Gobierno destacan que incluso el partido de Miquel Iceta está yendo de la mano con Ciudadanos y el PP en cuestiones como el «caso Vidal» o la reforma del reglamento del Parlament, que permite la «desconexión express».

Aún sin fecha, pues la oferta ha pillado a Rajoy de cumbre bilateral en Portugal, se estudiará la propuesta de Sánchez para afrontar la escalada del desafío independentista.