Cinco personas, incluido el atacante, han muerto durante un tiroteo ocurrido esta mañana en un edificio de oficinas en Orlando (Florida), según ha informado la agencia Reuters a partir de datos confirmados por la policía local.

Pese a que en un primer momento se especuló con la causa del tiroteo, los medios locales han informado de que la situación se ha debido a un «problema laboral» y que no está conectada con el terrorismo.

 

El incidente se produce una semana antes de que se cumpla un año de la masacre terrorista en la discoteca Pulse, también en la ciudad de Orlando. La acción, perpetrada por el yihadista Omar Mateen, que había jurado previamente lealtad al Estado Islámico, dejó 49 víctimas mortales y más de 50 heridos.