La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, debía participar este martes en los actos de inauguración del Salón Internacional de la Logística (SIL) en Barcelona, la principal cita anual del sector de la logística que patrocina el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y que en los últimos años ha contado con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la anterior titular de Fomento, Ana Pastor. Esta vez, sin embargo, el ministro de Fomento Iñigo de la Serna ha protagonizado en solitario la apertura del salón, puesto que la presidenta andaluza ha optado por obviar la cita catalana y enviar en su lugar al director gerente de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Susana Díaz, presidenta de la comunidad que alberga el mayor puerto comercial español, el de Algeciras, barajó su presencia en la inauguración del SIL durante las semanas previas a las elecciones primarias a la secretaría general del PSOE. Entonces la presidenta andaluza se veía ganadora de los comicios internos y la cita en Barcelona, a diez días del 39 Congreso del PSOE, se antojaba una excusa perfecta para visitar el otro gran caladero del socialismo español y la comunidad que más se había resistido a su candidatura.

Pero tras el fracaso sin paliativos en las primarias socialistas, los organizadores del SIL no volvieron a tener noticias de la posible participación en su salón de la presidenta andaluza. Probablemente Susana Díaz no ha querido que su primer acto público fuera de Andalucía tuviera lugar precisamente en la comunidad en la que cosechó peores resultados.

Irónicamente, su sustituto en el encuentro logístico ha sido su principal rival en el PSOE andaluz. Antonio Rodríguez Gómez de Celis ha sido durante los últimos meses el responsable de estrategia de Pedro Sánchez, un trabajo que convertirá a este sevillano en el único miembro del Gobierno andaluz en formar parte de la nueva Ejecutiva del PSOE. No ha sido la primera vez que se enfrentaban, ya que en 2012 Rodríguez fue interventor de la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba en el Congreso de Sevilla, al que Susana Díaz concurrió como número dos de la candidatura de Carme Chacón.

Tal como se esperaba, Cataluña se convirtió el pasado 21 de mayo en el bastión inexpugnable de Pedro Sánchez, que obtuvo en esta comunidad el 82% de los apoyos. La candidata avalada por el aparato del PSOE sólo ganó en dos de los centros de votación organizados por el PSC y en otros dos fue superada incluso por Patxi López. En esta comunidad se produjeron algunos de sus más sonoros pinchazos y uno de sus principales valedores, el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero acabó de condicionar en su contra a los votantes del PSC al asegurar que no la votaban por mujer y andaluza.

En estas condiciones, el Corredor Mediterráneo ha sido el único protagonista del SIL, en el que el ministro de Fomento ha insistido en el compromiso del Gobierno con esta infraestructura. «Se están cumpliendo los plazos», ha asegurado Iñigo de la Serna, que respondía así a las peticiones hechas en este mismo acto por el conseller de Territorio, Josep Rull, el segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.