El Ministerio de Hacienda ha impugnado la convocatoria de nuevas plazas de la policía autonómica para reducir la oferta de la Generalitat a un 10%, pasando de los 500 agentes que se disponía a integrar la policía autonómica a 50 agentes, en cumplimiento de la Ley de Presupuestos del Estado según el Ministerio. Una decisión que ha convertido a los Mossos d’Esquadra en nuevo frente de batalla entre el Gobierno y la Generalitat.

El conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, ha defendido la convocatoria de esas 500 nuevas plazas y ha señalado que Cataluña está «legitimada» para hacerlo, ya que son una necesidad por motivos seguridad. Jané ha lamentado que la policía catalana tiene 1.484 mossos menos de los previstos desde hace años, por lo que ha sostenido: «No le podemos decir a la sociedad catalana que solo convocaremos 50 plazas».

Con este argumento, el titular de Interior de la Generalitat ha exigido al Gobierno que reconsidere su postura para hacer efectiva la convocatoria este mismo mes, tras señalar que la falta de efectivos ha provocado que los Mossos hayan hecho 440.000 horas extras, con un coste de 7 millones de euros.

Mantendremos la neutralidad, pese a la actitud de los políticos que demuestran no estar a la altura»

El sindicato SAP- FEPOL, mayoritario en la policía autonómica, ha denunciado también la actuación de Hacienda y ha la tachado de «provocación consciente y acto de absoluta irresponsabilidad política por parte de los máximos responsables del Gobierno». El sindicato asegura que la decisión del Gobierno es una «represalia» por la convocatoria del referéndum que tendrá como consecuencia «un agravio para la seguridad en Cataluña» y reclama que la situación política no condicione la convocatoria prevista, para concluir que «mantendremos una tranquila y disciplinada neutralidad política, pese a la actitud de los políticos que demuestran no estar a la altura de sus responsabilidades».

SAP recuerda que llevan desde septiembre de 2016 denunciando la precariedad en la que trabaja el cuerpo de policía autonómica, en la que no se han producido convocatorias de acceso desde 2011 por la crisis económica. «Con los agentes que tiene actualmente el cuerpo, insistimos, no podemos garantizar la seguridad pública» afirman.

La Ertzanitza, en Europol

A la crisis provocada por la negativa a autorizar la convocatoria de nueva plazas se suma el malestar en los Mossos por el hecho de que la Junta de Seguridad haya acordado incorporar a la policía autonómica vasca al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado (CITCO) así como a los mecanismos europeos de lucha antiterrorista, el Sistema de Alerta Temprana articulado a través de Europol, Siena y Sirene.

Jané ha criticado también esta decisión. «No admito un distanciamiento en temas de seguridad. No se puede permitir», ha afirmado el conseller, tras recordar que la amenaza yihadista es real, ya que 37% de las detenciones de yihadistas en España se han hecho en Catalunya, por lo que el nivel de acceso que los Mossos deben tener a la Interpol «tiene que ser absoluto». Jané ha asegurado que intentó sin éxito contactar con el ministro del Interior del Gobierno, Juan Ignacio Zoido, hace 11 días: «Aun espero respuesta».

SAP advierte en este sentido que «la cesión de esta información a la Ertzaintza y la denegación de la misma a los Mossos genera un agravio comparativo, dice mucho de la confianza del Gobierno en la profesionalidad de la Policía de la Generalitat y pone en grave riesgo la seguridad pública en Cataluña en una situación de amenaza terrorista de Nivel 4».