Se ha convertido en la polémica que en los últimos años precede al multitudinario ‘chupinazo’ que da inicio a las fiestas de los Sanfermines. Sólo era cuestión de tiempo que tras la división que la eliminación de la Ley de símbolos promovida por el cuatripartido abertzale que gobierno en Navarra el enfrentamiento en torno a la ikurriña el próximo jueves 6 de julio irrumpiera con fuerza. Lo ha hecho esta mañana durante el Pleno del Ayuntamiento de Pamplona en el que durante una tensa sesión las cuatro formaciones que respaldan al alcalde, Joseba Asirón (EH Bildu) se han negado a apoyar que la ikurriña no se exhiba desde el Consistorio navarro.

Unión del Pueblo Navarro había presentado una iniciativa para acordar que el Ayuntamiento de Pamplona se opusiera de modo expreso a exhibir la ikurriña durante el multitudinario acto de lanzamiento del ‘chupinazo’ de pasado mañana. Sin embargo, UPN tan sólo ha contado con el respaldo del Partido Socialista de Navarra (PNS) que ha urgido a los responsables municipales a “centrarse sólo en la fiesta”. En cambio, tanto EH Bildu como Geroa Bai, Podemos y Ezquerra-Izquierda han votado en contra. Hace semanas el propio alcalde de Pamplona reconoció que su deseo sería que todas las “sensibilidades” se vieran reflejadas durante el acto del próximo jueves que convertirá a la capital navarra en uno de los puntos de mayor interés mediático del mundo.

La mayor parte de los representantes del cuatripartido han evitado manifestarse abiertamente o desvelar su posible apoyo a la ikurriña, conscientes de la advertencia hecha desde la Delegación del Gobierno que ha recordado que pese a la supresión de la denominada ley de Símbolos aprobada el 30 de marzo, continúa siendo “ilegal” izar la ikurriña en el consistorio pamplonés. El recordatorio ha llegado después de que la alcaldesa de otro importante municipio navarro, Barañain, anunciará que exhibirá la ikurriña durante el ‘chupinazo’ que también se celebra en esta cercana localidad a Pamplona.

Puigdemont, invitado por EH Bildu al ‘chupinazo’

La tensión en el debate celebrado esta mañana durante el pleno municipal ha concluido con la expulsión del portavoz de UPN, Enrique Maya, anterior alcalde de la ciudad, después de que el alcalde Asirón llamará gestualmente ‘caraduras’ a los miembros d UPN que estaban acusando al cuatripartito de esconder sus verdaderas intenciones de cara al ‘chupinazo’. Los miembros de UPN han pedido de modo reiterado al alcalde que se disculpara por su actitud, quien tras llamar al orden a Maya lo ha expulsado. Sólo después, tras un receso y de que todos los concejales de UPN abandonaran el salón de plenos, el alcalde se ha disculpado.

En 2015 el actual alcalde de Pamplona ya fue condenado por un fraude de ley tras exhibir la ikurriña aduciendo que lo hacía en honor a dos representantes de la coalición radical procedentes del País Vasco y que asistieron como invitadas al acto de lanzamiento del ‘chupinazo’.

La nueva polémica en torno a la ikurriña agrava aún más división social en torno a los símbolos. Una cuestión que sacó a la calle a miles de personas el pasado 3 de junio en una marcha de apoyo a la enseña foral y en contra de lo que formaciones como UPV, PPN y PSN consideran un ataque a un símbolo “de todos” frente a la “imposición” de la ikurriña.

Precisamente para el próximo jueves uno de los invitados que ya se conoce, es el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien ha sido invitado por el representante de EH Bildu, Garikoitz Mujika. Su asistencia estaría confirmada, no así la más que probable reunión con la presidenta de Navarra, Uxue Barkos. De este modo Puigdemont celebraría la segunda reunión con una representante del PNV, tras la reunión mantenida hace dos semanas en Barcelona con el lehendakari Iñigo Urkullu en Barcelona.