“Desgraciadamente en el debate europeo tenemos una falla en la comprensión de este punto”. El portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo, Ramón Jáuregui, ha reconocido hoy las dificultades que el referéndum de Escocia ha añadido a la oposición a este tipo de procesos en el ámbito europeo. A su juicio, es “un fracaso” de los partidos que se oponen al proceso independentista.

Jáuregui ha hecho esta advertencia en la presentación de la asociación de juristas catalanes Llibertats, que denuncia las vulneraciones del marco jurídico cometidas por la Generalitat en aras del proceso independentista. En Europa “a raíz de Escocia existen demasiados compañeros nuestros que creen que los catalanes tienen derecho a hacer un referéndum, demasiados”, ha explicado el socialista. “La respuesta más sencilla es que en el ordenamiento jurídico español no cabe, esto lo tienen claro los italianos o alemanes, que han resuelto dos problemas semejantes”.

Un ejemplo que, en opinión del eurodiputado del PP Santiago Fisas, ha generado la simpatía de “la órbita de la ex URSS, como los países bálticos”. “Pero los grandes estados lo tienen claro”, asegura. Tenemos a  favor, añade Jáuregui, “que toda Europa quiere que no seamos más estados. Nadie quiere en Europa la desmembración de ningún territorio”.

Aún así, advierte de que existe una “enorme confusión doctrinal y política sobre concepto de autodeterminación. Desde que este principio se aplicó a otras realidades, en determinados círculos democráticos el derecho a la autodeterminación tiene cabida y de ahí se deriva la recomendación de resolverlo con referéndums”.

Coacción por la fuerza

El ex diputado y ex presidente del PP catalán, Alejo Vidal-Quadras, ha sido el más contundente al dibujar un escenario de golpe de Estado ante el que ha reclamado una actuación contundente del Gobierno. “No hay salida buena ni no traumática, las salidas van de la mala a la catastrófica”, ha señalado Vidal-Quadras, que ha reclamado “actuar con la ley en la mano y los instrumentos del Estado de derecho. No hay otra salida que usar la fuerza coactiva legitima del Estado. Físicamente coactiva con los instrumentos de los que el estado dispone”.

Por su parte, la eurodiputada de ALDE Teresa Giménez Barbat ha acusado a los soberanistas de intentar “destruir el consenso democrático que nos ha permitido vivir como catalanes libres e iguales”, pero ha advertido de que “este acto no es para criminalizar a los independentistas ni a los que quieren reformar el estado de derecho, es advertir de los peligros que acechan a sociedad catalana”.

La eurodiputada catalana ha denunciado, coincidiendo con los portavoces de Llibertats, “la arbitrariedad y el atropello al estado de derecho”, que supone a su juicio que la “Generalitat ha renunciado a su papel como representante del estado, está en guerra contra sí misma para funcionar como hibrido entre chavismo y los países del este”.

“Nosotros no somos contra nada, somos juristas, defendemos el estado de derecho y la democracia” ha defendido el presidente de Llibertats, Pere Lluís Huguet. Pero, ha añadido, “cuando presentamos el manifiesto nos calificaron de valientes, algo falla en nuestra sociedad cuando pasa eso, por eso es importante para nosotros explicarnos en el Parlamento Europeo”.

Huguet ha introducido así la necesidad de explicar ante la Eurocámara la falta de base jurídica de las iniciativas de la Generalitat que, como ha reconocido Jáuregui, encuentran eco en determinados ámbitos europeos.