La muerte del etarra Kepa del Hoyo en una prisión de Badajoz ha vuelto a encender el debate en torno a la situación de los presos que la izquierda abertzale ha reactivado con la llegada del verano. Como todos los periodos estivales, las formaciones que agrupa EH Bildu iniciaron hace semanas una campaña de movilización para volver a situar en el primer plano del debate político la situación de los cerca de 350 presos de ETA aún encarcelados. Bildu reclama el final de la política de dispersión de los presos de la banda y confía en recabar el apoyo del PNV y PSE para presionar al Ejecutivo de Mariano Rajoy para terminar con lo que consideran una medida «criminal» y de «excepción».

Precisamente hoy el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha elevado el tono en torno a esta cuestión al afirmar que la muerte del preso de ETA Kepa del Hoyo «no es natural» sino que «le han matado» el actual sistema penitenciarioespañol tras años de «encarcelamiento, dispersión y malos tratos».

El líder de EH Bildu afirma que «le han matado» las condiciones carcelarias, «los malos tratos y la dispersión»

Otegi comparecía horas después en su localidad natal, Elgoibar, en una intervención de urgencia para valorara la información del Ministerio del Interior según la cual el preso de ETA, de 46 años, había fallecido de un infarto mientras practicaba deporte en el interior de la prisión. La intervención del dirigente radical, que no se había producido en las últimas muertes de presos de ETA, se suma también a las peticiones de excarcelación hechas en los últimos meses desde la izquierda abertzale para que los cerca de una docena ce etarras gravemente enfermos sean puestos en linertad. Para Otegi es especialmente significativo que se haya producido no sólo en el interior de un centro penitenciario sino a 750 kilómetros del País Vasco.

Condiciones carcelarias «crueles»

Ha contextualizado el fallecimiento del preso de ETA en las condiciones carcelarias «crueles» que actualmente aplica el Gobierno del PP y al que hace responsable de sucesos como éste. Para Otegi, «esta no es una muerte natural porque no se puede entender un desenlace fatal como el que le ha ocurrido a nuestro compañero sin hablar de decenas de años de encarcelamiento, de dispersión, de malos tratos, de huelgas de hambre y de luchas incesantes por mejorar las condiciones de vida de las cárceles».

El líder abertzale ha subrayado que su coalición se solidariza con los familiares de Del Hoyo y con el conjunto de los presos, «les acompañaremos en este momento dramático». También ha realizado un llamamiento a sindicatos, movimientos populares y partidos políticos -«con excepción del PP que es el mayor responsable de lo ocurrido por mantener una política cruel respecto a los presos»- de cara a diseñar «una hoja de ruta para poner en libertad a todos los presos políticos vascos y que vuelvan refugiados y deportados».

La izquierda abertzale ha anunciado que priorizará la ‘batalla política’ por los presos tras el verano

La izquierda abertzale ha anunciado recientemente que de cara al próximo curso priorizará un cambio en la política penitenciaria. El nuevo impulso que desde EH Bildu ss quiere dar a esta cuestión se produce después de que el colectivo de presos, el EPPK, secundara un cambio de posición histórico entre los etarras encarcelados para acatar la legislación penitenciaria y acogerse así a beneficios penitenciarios hasta ahora rechazados por ETA.

Resistencias en el PP

También desde el PNV se ha apelado de modo constante a la necesidad de actualizar la política penitenciaria que se aplica a los etarras. En una entrevista publicada por El Independiente el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, reclama que se deben dar pasos hacia un final de la dispersión. Constata incluso que desde el Gobierno del PP cada vez son más las voces partidarias de dar pasos hacia un nuevo contexto carcelario pero que las resistencias desde algunos ámbitos políticos, mediáticos y de colectivos de víctimas estarían complicando avanzar.

El Gobierno vasco ha remitido un plan para acercar a un radio de 250 kilómetros del País Vasco a los presos de ETA

Los planes que el Gobierno vasco ha presentado al Ejecutivo de Mariano Rajoy plantean iniciar un progresivo acercamiento de los presos a prisiones situadas en un radio inferior a los 250 kilómetro del País Vasco. La propuesta ya ha sido remitida al Ejecutivo sin que por ahora el ministerio de Juan Ignacio Zoido haya accedido a modificar la política penitenciaria. El titular de Interior insiste en que hasta que ETA no se disuelva no seproducirá ninguna modificación.