La izquierda abertzale se ha volcado para despedir al miembro de ETA, Kepa del Hoyo, muerto el pasado lunes mientras practicaba deporte en la cárcel de Badajoz en la que cumplía condena por delitos de asesinato, atentado y colaboración con ETA. Toda la cúpula de EH Bildu, encabezada por Arnaldo Otegi, así como numerosos ex presos de ETA, como José Antonio López Ruiz ‘Kubati’, Felipe San Epifanio o Tomás Madina, han acudido al cementerio de la localidad vizcaína de Galdakao (Vizcaya) al acto funeral organizado por la familia, y respaldado por el colectivo de Presos Políticos Vascso, el EPPK y que Sortu y EH Bildu han utilizado para arremeter con fuerza contra el PP y el PNV.

En el mismo, los intervinientes en el acto que se ha desarrollado junto a los nichos del camposanto, han acusado al Partido Popular de su muerte por la política penitenciaria que aplica. Como ya hiciera Arnaldo Otegi el pasado martes, hoy el portavoz de Sortu, Arkaitz Rodríguez, ha subrayado que “el máximo responsable de la muerte de Del Hoyo es el PP por su “política penitenciaria criminal”. Rodríguez ha respondido a las palabras de ayer del lehendakari en la que reclamaba a la izquierda abertzale autocrítica sobre el papel jugado en los últimos 20 años en su apoyo a los presos de ETA. Le ha recriminado que no ha sido la izqueirda abertzale la que ha contribuido en este tiempo a “sostener” esta política carcelaria ni es la que “en estos momentos está sosteniendo al gobierno española” que la aplica.

Al igual que Otegi, el portavoz de Sortu acusa al PP de ser el ‘máximo responsable’ de la muerte del etarra

Entre los cientos de asistente al homenaje se encontraban también históricos de la izquierda abertzale como Rufino Etxebarria, Jone Goirizelaia o la abogada Arantza Zulueta. Desde que anoche llegó el féretro del etarra hasta el tanatorio de Bolueta, en Bilbao, los actos de homenaje y los tributos a su figura se han sucedido, así como las manifestaciones y concentraciones en numerosos municipios vascos alentados por la izquierda abertzale. A su llegada ayer decenas de personas recibieron el cuerpo de Del Hoyo procedente de Badajoz y al que rindieron tributo con un pasillo de ikurriñas y banderas reclamando el final de la dispersión a los etarras encarcelados.

Políticos, etarras y familiares

Esta mañana, en Galdakao, el tanatorio se ha quedado pequeño para recibir a los cientos de personas que se han acercado. En su interior, la sala estaba presidida por una gran ikurriña. Junto a ella, el féretro de Del Hoyo estaba cubierto con una gran ikurriña con crespón negro y una pancarta en favor del reagrupamiento de los etarras y un pequeño panel del colectivo de presos de ETA, el EPPK. A su izquierda, una imagen del terrorista fallecido.

Posteriormente, en torno a las 13.00 horas ha dado comienzo el acto funeral en el cementerio de Galdakao. Un escenario montado junto a los nichos del camposanto, en el que no ha faltado un atril negro con el lema “política penitenciaria asesina” desde el que han intervenido amigos, familia y la izquierda abertzale. En varias ocasiones se ha acusado al PP de la muerte de Del hoyo por aplicar la política penitenciaria que impide el acercamiento a cárceles del País Vasco.

El funeral se ha convertido en un acto político, con un escenario ubicado entre nichos del cementerio y proclamas en contra de la política de dispersión

Los asistentes también han participado en la ofrenda floral que ante un retrato de Del hoyo se ha llevado a cabo, así como un aurresku de honor y la intervención de dos intérpretes de txalaparta. Durante el mismo se ha glosado la figura del etarra como la de un hombre “generosos y comprometido”. El acto ha concluido con el canto del ‘eusko gudariak’.

Kepa del Hoyo fue detenido en Bilbao en 1998 junto con otros diez etarras por integrar o facilitar información al comando Vizcaya de ETA, responsable entonces del asesinato de tres policías nacionales y un Guardia Civil y la elaboración de informaciones sobre Carlos Iturgaiz, Xabier Arzallus y Leopoldo Barrera. La Audiencia Nacional le condenó a 25 años de prisión por facilitar a ETA información que sirvió para que varios miembros liberados de la banda terrorista asesinaran en Basauri (Vizcaya) en septiembre de 1997 al policía Daniel Villar Enciso. También participó en el asesinato del policía Modesto Rico ese mismo año.

Zoido, «el fin de la dispersión no está sobre la mesa»

Ante el cúmulo de actos de homenaje que se están produciendo en el País Vasco tras la muerte de Del Hoyo, el PP vasco ha recordado que homenajear y elogiar la figura de etarras es un delito de “enaltecimiento del terrorismo”, según ha señalado hoy la presidenta del PP en Vizcaya, Raquel González. En una intervención en la radio pública vasca ha apelado al PNV a impedir este tipo de homenajes que son “inaceptables y vergonzosos”.

Interior asegura que hasta la disolución de ETA y el esclarecimiento de los crímenes pendientes no abordará el fin de la dispersión

Poco antes el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido había asegurado que el Gobierno no modificará la política penitenciaria hasta que ETA no se disuelva y colabore en el esclarecimiento de los cientos de crímenes cuya autoría aún no ha sido resuelta.  El ministro ha señalado que esta no es una cuestión “que esté encima de la mesa” y que no se pondrá sobre ella hasta que ETA no anuncie su disolución “y esclarezca temas pendientes”.