La policía belga ha abierto fuego esta tarde en Bruselas contra un vehículo después de una persecución a gran velocidad por el barrio de Molenbeek. El conductor del vehículo aseguró que éste estaba cargado de explosivos y amenazó con accionarlos. «Probablemente, no es cierto, pero preferimos prevenir», declaró el portavoz de la policía Johan Berckmans.

La zona en la que se ha producido el incidente ha sido acordonada y los agentes han ordenado a los vecinos mantenerse dentro de casa mientras unidades militares inspeccionan el área en busca de los explosivos, según ha informado la fiscalía belga.

La persecución comenzó cuando el conductor, que aún no ha sido identificado, se negó a detenerse en un control. » Esto dio lugar a una persecución», explicó Van Ine Wymersch, portavoz de la fiscalía de Bruselas.

El sospechoso estrelló su coche tras ser bloqueado por dos coches de policía. Nadie resultó herido.