La auxiliar de enfermería Beatriz L. D. permanece en prisión provisional y sin fianza tras ser detenida por la Policía acusada de matar a una paciente de 86 años que estaba a punto de recibir el alta hospitalaria en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid). Además de este caso, los agentes investigan el caso de otra paciente que falleció en extrañas circunstancias hace dos años, también atendida por la misma profesional sanitaria, que ha trabajado en este centro durante la última década.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha asegurado sobre este caso que la Policía investigaba “desde hace algunos meses” la situación en el hospital de Alcalá de Henares, por la “sospecha de que pudiera estar ocurriendo algo irregular”. Los agentes, según el relato de la presidenta, habrían pedido a la Comunidad que se mantuviera “sigilosa” respecto a los avances de la investigación, que permanece bajo secreto de sumario.

Según informa El País, las investigaciones, sobre las que se guarda un escrupuloso silencio, se iniciaron el pasado jueves. La paciente fallecida estaba a punto de abandonar el hospital después de haberse recuperado de su dolencia, pero sufrió una repentina recaída que terminó desembocando en su muerte casi de manera inmediata. Según detalla la información del diario, la rapidez con la que sucedió el fallecimiento sorprendió a los médicos, pues la interna no había mostrado síntomas que hicieran presagiar el fatal desenlace. De inmeadiato, el equipo médico buscó posibles errores en el tratamiento.

Sin encontrar ningún signo después de ser examinado el cadáver, se decidió someter al cuerpo a un escáner (TAC), en el que se descubrió la posible presencia de una burbuja de aire en el corazón de la octogenaria. Fue en ese momento en el que sospecharon del posible asesinato y decidieron informar de los hechos al juzgado y a la Policía. Los agentes se personaron en el hospital e interrogaron a las personas que habían estado en contacto con la mujer fallecida, en la quinta planta del centro, en sus últimas horas de vida.

Las investigaciones avanzaron hasta estrechar el cerco sobre la auxiliar de enfermería, cuyo comportamiento resultaba sospechoso para algunos de sus compañeros, y que fue arrestada el pasado sábado para pasar inmediatamente a disposición judicial. El juez, tras tomarle declaración y escuchar a los fiscales, decretó su inmediato ingreso en prisión y decretó el secreto de las actuaciones.

La información de El País relata que los médicos del Príncipe de Asturias de Alcalá han identificado en este caso ciertos paralelismos con otro fallecimiento ocurrido hace dos años de manera similar y que también afectó a una mujer octogenaria que murió de manera repentina sin que se consiguieran pruebas para identificar la causa del deceso. Tras la denuncia, el caso se cerró sin que se conocieran las causas exactas del fallecimiento. En estos días, los responsables del hospital revisan expedientes para determinar los turnos de trabajo de Beatriz L. D. en aquellos días.