La diputada de la CUP en el Parlament, Mireia Boya, ha anunciado que su partido se plantea no participar en la macromanifestación contra el terrorismo convocada para el próximo sábado por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña. En concreto, ha insistido en que no lo harán si la encabeza el rey Felipe VI, al que ha acusado de «financiar» el terrorismo que el jueves dejó 14 muertos y más de 100 heridos en las calles de Barcelona y Cambrils.

En concreto, la diputada Boya ha señalado que «todo el mundo sabe» de las relaciones entre la monarquía española y las de países a los que acusa de financiar el terrorismo yihadista internacional. «Todo el mundo sabe cuáles son las relaciones de amistad y económicas de la monarquía española con las monarquías pérsicas, como Catar y Emiratos, que financian al Daesh y que son culpables de lo que sucedió el jueves en Barcelona. Es una hipocresía enorme que el rey venga a pasearse», ha señalado la parlamentaria de las CUP, durante una entrevista con la radio pública catalana.

Boya ha acusado también al Gobierno de esto mismo, y ha asegurado que tanto los miembros del Ejecutivo como el Jefe del Estado «no son bienvenidos» en Barcelona.

La diputada ha aprovechado su intervención para subrayar la necesidad de seguir adelante con el proceso independentista. «No tendríamos que renunciar a la cotidianeidad, a nuestros anhelos de democracia, porque estaríamos dando la razón a estos terroristas que quieren cambiar nuestras vidas», ha dicho, sin dejar pasar la oportunidad de ningunear la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil en los últimos días: «Hemos actuado como Estado, independientemente del Estado español, que ha tenido un papel muy secundario, a remolque del Gobierno de Cataluña».