«Hay que hacer algo más, no puede ser que solamente estemos rezando». Así comenzó este domingo la homilía de Santiago Martín, el párroco de la parroquia María Virgen Madre, en el madrileño barrio de Canillas. Lo sorprendente vino después: un auténtico mitin en el que el cura arremete durante cuatro minutos contra la alcaldesa, Ada Colau, por la decisión de no colocar bolardos y maceteros en las principales calles de Barcelona.

«Coartan la libertad, sí, la de los asesinos», arranca el párroco, en referencia a las declaraciones de Ada Colau en las que valoraba la conveniencia o no de colocar barreras en las principales arterias peatonales de la ciudad condal. «Una parte de culpa, y seguramente los abogados de las víctimas lo recordarán, es de la alcaldesa de Barcelona», dice a continuación el cura, que reclama «menos lágrimas y más hacer cosas».

Durante toda la misa el cura utiliza el púlpito como improvisado atril político. Y carga también contra Manuela Carmena: «Si un asesino hubiera querido hacer una matanza ayer en la Plaza Mayor de Madrid o en la Puerta del Sol la podría haber hecho exactamente igual. La alcaldesa de Madrid, del mismo partido que la alcaldesa de Barcelona, extrema izquierda, comunistas radicales, piensan esto: ‘no hay que coartar la libertad’. Claro, la libertad de los asesinos».

«Con lo que sabemos que está cayendo, que estos sitios estén desprotegidos es colaborar con el crimen», abunda en su encendido discurso el párroco, que asegura que «si yo fuera abogado de las víctimas, estaría ya planteando una denuncia contra el Ayuntamiento de Barcelona por colaboración».

«Es que como somos comunistas tenemos que ser muy respetuosos con la libertad, de los asesinos por supuesto», insiste Santiago Martín, que se pregunta a continuación «qué habría pasado si el gobierno municipal hubiera sido de un partido derechas, hubiera advertido el gobierno nacional y no hubieran hecho nada, hoy todos los periódicos y las multitudes estarían pidiendo la dimisión del alcalde». «Pero como son comunistas…pueden hacer lo que quieran y no pasa nada», cierra, antes de animar a sus fieles a enviar cartas de protesta a los periódicos para «tener la conciencia tranquila».

Santiago Martín saltó a la fama a finales del siglo pasado como presentador del programa Testimonio, de TVE, durante años el más seguido de los de contenido religioso en la televisión nacional. Escritor y columnista, Martín fue encargado durante una década de la sección religiosa del diario ABC y desde ella, bajo el pseudónimo de Fray Junípero, se caracterizó por criticar duramente a los responsables de la Conferencia Episcopal.