Agentes de la Ertzaintza han accedido este lunes al recinto festivo de las fiestas de Bilbao para proceder a la retirada de la decoración del local de la comparsa ‘Hontzak’ que había sido denunciado por el Obispado de Bilbao. En ella se había instalado la imagen de un Cristo crucificado que bajo el lema «Carnicerías Vaticana» en la que se recreaba una carnicería en la que se diseccionaba el cuerpo de Cristo. Con una imagen en la que se identificaban partes del cuerpo, a modo de pieza de ganado para su «venta». Junto a ello el local o txosna, que junto con las de varias decenas de comparsas se concentran en el centro festivo por excelencia de la Semana Grande bilbaína, los responsables de ‘Hontzak’ habían reproducido las palabras de la consagración y habían decorado la «carnicería» con supuestas extremidades y diferentes partes del cuerpo de Cristo.

A las 9.00 horas de esta mañana cuatro unidades de la Policía Autonómica vasca han accedido al recinto festivo y mostrando una orden judicial han procedido a retirar los elementos del montaje decorativo. Los agentes han retirado la imagen del Cristo crucificado, así como un corazón con espinas y el lema «Carnicerías vaticanas» si bien se mantiene el resto de la decoración, tanto la reproducción de la cúpula de la Plaza de San Pedro -que pese a intentarlo no ha podido ser retirada-, como el resto de los elementos.

Responsables de la comparsa Hontzak han mostrado su malestar por la intervención de la Ertzaintza y han anunciado que tras una reunión prevista para esta tarde procederán a incorporar nuevos elementos decorativos con la misma temática. Han apuntado que su intención en ningún caso es arremeter contra los sentimientos religiosos sino contra la jerarquía de la Iglesia.

La decoración de estos locales festivos ha sido tradicionalmente motivo de controversia por el carácter transgresor y en muchos casos por haber estado dedicados a los presos de ETA.

La decoración de las ‘Carnicerías Vaticanas’ había provocado el profundo malestar del Obispado de Bilbao quien en un comunicado lamentó que se ofendiera de ese modo con «imágenes blasfemas de Jesús crucificado». En un comunicado reclamaban además el amparo de las instituciones ante lo que calificó de una ofensa a sentimiento «profundo» y la creencias religiosas de mucho bilbaínos. El Obispado había anunciado que estudiaba emprender acciones legales contra los responsables de la comparsa por un delito contra la libertad religiosa y por ofender a las personas que profesan al fe cristina.

Aburto pidió «una reflexión»

Esta misma mañana el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto se había reiterado en la necesidad de que los responsables de la decoración «Carnicerías vaticanas» profundizaran en su reflexión sobre la idoneidad de las mismas y les instaba a no ofender el sentimiento de miles de bilbaínos.

La decoración también había sido duramente criticada por el partido popular, quien consideró inadmisible que en unas fiestas como las de Bilbao se pueda ofender el sentimiento religioso de una buena parte del a ciudadanía.