El partido de Carles Puigdemont ha tardado cinco días en volver a la causa independentista tras los atentados de Barcelona y Cambrils. El portavoz del Partido Demócrata Europeo de Cataluña (PDeCAT) en el Congreso, Carles Campuzano, ha señalado este martes que, tras el “gran civismo” que han mostrado los catalanes con las Fuerzas de Seguridad del Estado tras los ataques en Barcelona y Cambrils, que dejaron 14 muertos y más de un centenar heridos, sería “bueno” que las instituciones españolas les “escuchasen” y “confiaran en ellos” para dejarles elegir sobre su futuro en Cataluña.

En declaraciones a la Sexta, recogidas por Europa Press, Campuzano ha explicado que “no es bueno mezclar” lo ocurrido en Cataluña con los proyectos políticos que tiene el Govern, haciendo referencia al referéndum independentista que tienen previsto para el 1 de Octubre. No obstante, poco después, el portavoz catalán ha dicho que sería “bueno” que el Gobierno tuviese en cuenta la actitud “cívica” de los catalanes para que “confíen” en ellos y les dejen “elegir su futuro”.

Con todo, ha rehusado aclarar si el PDeCat firmará el Pacto Antiyihadista. Campuzano no ha descartado la adhesión, y se ha mostrado abierto a la negociación, adelantando que “tendrán tiempo” para discutir sobre “los contenidos del acuerdo”. En este sentido, ha señalado que lo “importante” en la reunión en el Ministerio del Interior Antiyihadista era “escenificar” que todos los partidos políticos comparten lo esencial: “combatir el terrorismo con todos los medios, apoyando la labor de las fuerzas de seguridad”.