El entorno de la etarra Sara Majarenas, que cumple condena por pertenencia a ETA, ha convocado una manifestación para este sábado en San Sebastián para instar a Instituciones Penitenciarias a que autorice el traslado de la presa de la banda terrorista a San Sebastián y poder así escolarizar a su hija Izar, de tres años, en una ikastola del País Vasco. De este modo intentan evitar que la niña inicie el curso en un centro escolar de Alcobendas (Madrid) y que lo haga en «una lengua que no es la suya». Bajo el lema «Izarrekin Sara Etxea» (Con Izar, Sara a casa) confían en que la Justicia autorice el traslado a una cárcel vasca de Majarenas y su hija antes del inicio del curso previsto para el próximo 7 de septiembre.

Tanto Majarenas como su hija viven actualmente en un centro de acogida de Madrid dependiente de la cárcel de Aranjuez después de que la pequeña Izar fuera agredida por su padre durante un permiso carcelario de Majarenas. La niña sufrió varias cuchilladas en el tórax y la espalada de las que se recuperó meses después. La familia de la presa de ETA ha reclamado en varias ocasiones, sin éxito, su traslado al País Vasco como medida de recuperación necesaria para la niña. Majarenas cumplirá íntegramente su condena en abril del próximo año.

Majarenas y su hija viven en un centro de acogida de Madrid dependiente de la cárcel de Aranjuez

La Justicia, por el momento, le ha denegado el tercer grado pese a haber cumplido la mayor parte de los 13 años y 10 meses de condena que le fue impuesta. Fue detenida en 2005 en Valencia y está acusada de formar parte del comando cuyos planes incluían atentar contra la entonces alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Cumple condena por delitos de integración en organización terrorista, falsedad documental y tenencia ilícita de armas.

Actualmente la niña está matriculada en la ikastola Intxaurrondo de la capital guipuzcoana. Sin embargo, sin que se autorice su traslado no podrá iniciar el curso escolar el próximo 7 de septiembre. Hoy, profesores de esta ikastola, así como docentes de otros centros han suscrito un manifiesto de apoyo a Majarenas y reclamando el traslado de madre e hija para que Izar pueda iniciar el curso escolar en San Sebastián, de donde es originaria su madre.

Esta mañana los promotores de la iniciativa han denunciado la «grave situación» en la que se encuentran al cumplir lo que le resta de condena en un piso de acogida a 450 kilómetros» de San Sebastián y condenada, si en el último momento no se modifica la situación penitenciaria de Majarenas, «a estudiar en un idioma que no es el suyo». Todo apunta a que Izar deberá iniciar el curso en un centro educativo de Alcobendas (Madrid).