El sindicato de CSIF ha afirmado que la creación de la nueva Vicepresidencia segunda en el Gobierno regional, que asumirá el líder de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, y el cargo de consejera encargada del Plan de Garantías Ciudadanas, que ocupará Inmaculada Herranz, conllevarán la creación de ocho puestos de asesoría que supondrán un coste de 424.000 euros.

CSIF ha señalado que la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas aprobará este miércoles la modificación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) para la contratación de personal eventual al servicio de los dos nuevos cargos mencionados, una actuación que ha censurado por considerar que se hace «un uso partidista» del erario público y «se vulneran» los principios de igualdad, mérito y capacidad en el acceso al empleo público.

«Esta modificación de la RPT resulta innecesaria al poder acometer estas funciones cualquiera de los 59 asesores con los que ya cuenta Presidencia», ha aseverado el sindicato en una nota de prensa en la que ha precisado que, de esta manera, Molina y Herranz contarán con «el mismo número» de asesores que las Conserjerías de Educación y Sanidad.

«En concreto, los dos jefes de gabinete cobrarán 57.000 euros al año y cada uno de los seis asesores 51.686 euros al año (todos ellos son personal eventual de asesoría). Esta contratación pervierte el acuerdo alcanzado entre PSOE y Podemos para la aprobación de los Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha, que se debate este jueves en las Cortes», ha lamentado CSIF.