La secretaria general de Podemos en Euskadi, Nagua Alba, ha anunciado esta mañana que abandonará la dirección de la formación en el País Vasco y que se procederá a abrir un proceso de primarias para elegir una nueva dirección a la que no se presentará. La decisión se conoce después de que el sector crítico de Podemos en el País Vasco instara a la dirección a convocar una Asamblea Ciudadana para activar un proceso de primarias. Con esta decisión, Alba abandona la dirección de Podemos apenas 17 meses después de haber sido elegida para dirigir el partido en Euskadi. La aún líder de Podemos ha señalado que dejaráel cargo a finales de este año, para cuando se culminaría la renovación de la dirección.

Durante su comparecencia ha asegurado que llevaban meses analizando la necesidad de celebrar una Asamblea Ciudadana Ordinaria para abrir un debate sobre la evolución de la formación y asentar el terreno para las elecciones municipales y forales de 2019. El pasado lunes un tercio de las bases de Podemos Euskadi elevó a la Secretaria de Organización de Pablo Echenique su deseo de que se convocara una Asamblea Ciudadana con el fin de forzar un cambio en la actual dirección. Al igual que el proceso llevado a cabo en Vista Alegre II, donde se procedió a una ‘refundación’ y un pulso entre los dos modelos de partidos que representaban Iglesias y Errejón, se aspira a abrir un debate similar en Podemos Euskadi. La aún dirección de Podemos en Euskadi no ocultó su afinidad con el proyecto político de Errejón y ha sido descalificado por parte de la militancia como un sector «blanco» del partido.

Alba ha negado que su dimisión esté relacionada con las críticas recibidas en los últimos días, y ha señalado que no concurrirá a la reelección porque no quiere hacer de la política su profesión, «es algo que he dicho muchas veces». Ha añadido que el resultado de su gestión al frente de Podemos Euskadi es «satisfactorio» y cree que el momento es el adecuado para abrir un proceso de renovación en la cúpula de cara a la celebración de unas elecciones locales en un periodo de dos años.

Ha añadido que el nuevo proceso deberá «actualizar la hoja de ruta» de la formación y reforzar las posbilidades de cara a las elecciones forales y municipales de 2019. Ha valorado muy positivamente que la mayor parte de los objetivos se han logrado, en especial la presencia institucional, «somos más fuertes que hace dos años y estamos mucho más instalados en una política vasca que ya no se entiende sin nosotros».

Alba ha apuntado que este es el momento más adecuado ya que permitirá fortalecer Podemos Euskadi y dotar a la nueva dirección de » todo el margen del mundo para iniciar la fase municipal y foral».

Alba forma parte de Podemos desde 2014 y es miembro de su Consejo Ciudadano Estatal, donde ha sido responsable de Coordinación de Redes Territoriales (Redes Sociales del partido), pero quedó relevada de toda responsabilidad a nivel estatal tras la victoria de Iglesias en Vistalegre II. En 2015 encabezó la lista por Guipúzcoa en las elecciones generales, convirtiéndose en la segunda diputada más joven de la Cámara Baja y donde es vocal de la Comisión de Educación y Deporte, la Comisión de Igualdad y Portavoz de la Comisión para las políticas integrales de la Discapacidad.