El vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha esgrimido las palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para asegurar que «ya hemos ganado, aunque ellos no lo saben». En el acto unitario de inicio de la campaña electoral del referéndum Junqueras ha recordado a los independentistas que «nuestra fuerza está en el número» y ha anunciado que la Generalitat cuenta con más de 47.000 voluntarios para el referéndum. «Esta fortaleza es lo que explica que Juncker haya dicho que si en Cataluña se vota sí tendrán que reconocer la nueva república».

«Todo lo que queda por hacer depende de nosotros y de que salgamos a votar masivamente el 1-O» ha concluido Junqueras, que ha pedido al público que ayude a movilizar a los votantes del No, consciente de que la participación necesaria para que la consulta sea significativa depende de que los votantes no independentistas se sientan implicados.

Nosotros no alimentamos las cloacas del Estado

Carles Puigdemont, por su parte, ha enunciado todos los defectos del Estado para argumentar el apoyo a la independencia y ha asegurado que el 1-O habrá una participación masiva porque «en Cataluña no prohibimos actos, no perseguimos papeletas, no perseguimos alcaldes, no intimidamos a los medios de comunicación y no alimentamos las cloacas del estado para perseguir a enemigos políticos».

El presidente catalán se ha referido además a la hipótesis de que el Gobierno podría cortar la luz en los colegios electorales para impedir la votación y ha asegurado que «los q cortan la luz en los colegios electorales son los que la cortan a los vulnerables». Por ello, ha asegurado que los indecisos el 1-O tendrán una elección sencilla, «que no apuesten por los que nos quieren dejar a oscuras, que salgan a la calle, cojan papeleta y que pongan fin a una oscuridad que ya hace mucho que dura. Hagámoslo por nosotros y por los catalanes que han de venir».

El líder de Ómnium, Jordi Cuixart, ha reclamado otros tribunales «que nos defiendan», asegurando que la justicia española «ataca al pueblo» y ha justificado la petición en que «estamos haciendo la revolución de las urnas contra el golpe de estado del miedo». Cuixart se ha mostrado convencido de que «el mundo se ha dado cuenta de que luchamos contra un estado totalitario y demofóbico» y ha asegurado que «solo el poder de la gente podrá defender la democracia en Cataluña».

«Estamos haciendo el miting ilegal mas importante de la historia de este país», ha asegurado el líder de la ANC, Jordi Sánchez, mientras la coordinadora general del PDCat, Marta Pascal, ha asegurado que «esto no va de radicales, va de la buena gente normal, de sonrisas, democracia, trenes que funcionen y escuelas dignas». «Gente normal, id a votar», ha concluido la dirigente de la ex Convergencia tras una intervención de la CUP por la república libre. Pascal ha aprovechado además el lema de los días posteriores a los atentados de Barcelona y Cambrils, «no tinc por» para responder a las «amenazas» del Gobierno.

Marta Rovira, secretaria general de ERC, ha asegurado que «venimos determinados y firmes, tenemos claro que el camino a la republica catalana libre no tiene retorno» tras augurar días de «notificaciones, amenazas y anuncios catastróficos».

Mofas al Gobierno y la Guardia Civil

«Hoy en Tarragona damos inicio a la campaña del referéndum» ha anunciado la actriz Txe Arana, que ha abierto el acto con mofas a las suspensiones del Tribunal Constitucional. «Habías presentado alguna vez un acto ilegal; es mi primer acto ilegal y espero que sea el último» ironizaban los presentadores tras la prohibición del acto en defensa del referéndum en Madrid. No se han librado de las chanzas la oposición catalana y su «filibusterismo» en la aprobación del las leyes de ruptura frente a «los valientes diputados de JxS» o la «equidistancia» de los Comunes.

Pese a las advertencias del Gobierno, el acto unitario convocado por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Ómnium y la AMI junto a los partidos favorables al referéndum: PDCat, ERC, la CUP, Democratas (escisión de Unió) y Socialistas de Izquierdas (escisión del PSC). «No sé si iba en serio el intento de prohibición del acto» ha señalado el portavoz de la CUP Quim Arrufat dirigiéndose a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y al delegado del Gobierno, Enric Millo, a los que ha lanzado «un abrazo fraternal de los miles de insumisos que llenan el acto, la calle es nuestra y no nos la quitaréis».

No podía faltar la felicitación por el acuerdo entre el Govern y el Ayuntamiento de Barcelona, celebrado como una auténtica victoria por los asistentes. Una felicitación que ha dado paso a los abucheos dirigidos a los alcaldes socialistas de Lleida, Angel Ros, y Tarragona, Felix Ballesteros.