La policía municipal de Vitoria ha desalojado la sala del centro cívico municipal donde se estaba celebrando un acto de la portavoz de la CUP, Anna Gabriel. El mismo había sido prohibido por un juez veinte minutos antes de que diera comienzo. Pese a ello, Gabriel había iniciado su intervención y no ha sido hasta casi media hora después cuando agentes de la policía local se han personado en el centro municipal y han ordenado que sea desalojado el local en cumplimiento de la orden judicial recibida.

Finalmente, en torno a las 12.30 horas, una hora después de que hubiera comenzado, la sala ha sido desalojada. Gabriel ha abandonado el local entre gritos de independencia y decenas de personas que portaban las papeletas del referéndum y esteladas. La representante de la CUP ha estado arropada por representantes de la izquierda abertzale que han coreado el lema tradicional del entorno radical,»jo ta que, irabazi arte», (dale que te pego hasta la victoria). Ya en la calle, Gabriel ha afirmado que se podrá suspeder un acto «pero no a todo un pueblo».

Inicialmente Anna Gabriel había desoído la prohibición dictada por el Juzgado de lo Contenciosos Administrativo número 3 de Vitoria al acto que tenía previsto celebrar hoy en Vitoria y que minutos antes de las 11.30 ha sido suspendido por la Justicia por considerarlo ilegal. La representante de la CUP ha asegurado antes de iniciar su intervención que a ella no le ha llegado ninguna notificación al respecto y que por tato celebraría el acto con normalidad. Igualmente los organizadores, la plataforma AsCatasuna, afín a Sortu, también han esgrimido no haber recibido la notificación de modo oficial. La sala del Centro Cívico Aldabe, de titularidad municipal se encontraba abarrotada. Representantes de EH Bildu han arropado en todo momento a Gabriel.

En torno as las 11.10 horas la Delegación de Gobierno en el País Vasco comunicaba que la autorización de cesión de local municipal para el acto que la CUP pretendía celebrara a las 11.30 de esta mañana en Vitoria había sido suspendido por el Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Vitoria. En su resolución el juez considera que se trata de un acto ilegal e instaba al Ayuntamiento a no ceder el local de que es titular y en el que finalmente se está desarrollando el acto. La Delegación del Gobierno en el País Vasco había denunciado ante la Fiscalía la celebración de este evento en favor del referéndum del próximo 1-O. El Ayuntamiento de Vitoria, gobernado en coalición por PNV y PSE había asegurado que salvo orden judicial permitiría su celebración.

Ayer el delegado del Gobierno en Euskadi, Javier De Andrés, remitió una carta al Ayuntamiento de Vitoria instándole a prohibir la celebración de este evento en los locales de titularidad municipal. En la misiva la Delegación recuerda al Consistorio de la capital alavesa, gobernado por el alcalde Gorka Urtaran, que el citado acto de Gabriel es «ilegal» y por tanto debe adoptar medidas para impedirlo.

Ha sido el propio delegado del Gobierno quien se ha puesto en contacto telefónico con el alcalde de Vitoria para recordarle que el acto es ilegal de acuerdo a las resoluciones del Tribunal Constitucional. Al igual que en la misiva, De Andrés le ha subrayado que la consideración de inconstitucional que el Alto Tribunal ha determinado para la convocatoria del referéndum y la ley  que lo avala, ahora en suspenso, también convierte en ilegales todos los actos en su defensa y promoción. De Andrés también se ha puesto en contacto con la Fiscalía y el juez para instarles a tomar una resolución de modo urgente ya que deberá adoptarse antes de las 11.30 horas.

La intervención de Gabriel estaba incluida dentro de los numerosos actos de propaganda previstos en la campaña previa a la celebración del referéndum anunciado en Cataluña para el 1 de octubre próximo y que ha sido declarado ilegal por el Tribunal Constitucional. El acto cuenta con el apoyo de Sortu.