El fiscal general del Estado ha ordenado que se investiguen las campañas de odio, las amenazas y las coacciones dirigidas a los alcaldes, funcionarios y particulares que se oponen a colaborar en el referéndum ilegal de autodeterminación. Así se señala en una instrucción que ha remitido este miércoles a las fiscalías de Cataluña, según ha informado la Fiscalía General.

Dichas amenazas, según la instrucción dirigida a las Fiscalías, podrían ser constitutivas de un delito de odio en tanto que promueven la hostilidad hacia determinadas personas por motivos ideológicos o políticos.

A raíz de la convocatoria del referéndum y de la negativa de alcaldes y funcionarios a participar en la organización aparecieron carteles con la foto de algunos de estos representantes públicos con el objeto de señalarles como contrarios a la independencia de Cataluña. Algunos de estos carteles han sido elaborados por las juventudes de la CUP agrupadas en la organización Arran.

«Estas conductas suponen un ataque contra la convivencia pacífica en Cataluña y una grave perturbación de los derechos (…) en cuanto lanzan un mensaje coactivo general dirigido a todas las autoridades, funcionarios y ciudadanos, defensores del Estado de derecho y del ordenamiento constitucional», señala la Fiscalía en la instrucción.

Ladrillazo contra la sede del PSC

Este mismo miércoles, la entrada de la sede del PSC de Barcelona ha recibido este miércoles un «ladrillazo», según han explicado a Europa Press fuentes del partido.

«Rotura de cristales en nuestra sede y dos compañeros agredidos», explican en su cuenta de Twitter en referencia a los miembros de seguridad de la sede. «Reiteramos la llamada a la calma, a desencallar el conflicto y a una solución dialogada», han añadido, sobre la situación política entre Cataluña y el resto de España.

Desde de la sede central del PSC en la calle Nicaragua de Barcelona habían enviado a los dos trabajadores de seguridad a la sede en Barcelona para este miércoles, han explicado las mismas fuentes.

Al ver que un hombre cogía un ladrillo de una obra en los aledaños de la sede y se acercaba insultando al partido, los trabajadores han intentado impedir que lo lanzara y en el forcejeo, han recibido golpes. Tras los hechos, el hombre del ladrillo ha huido y miembros del partido han ido a la comisaría jonto a los agentes de Mossos d’Esquadra que se habían presentado en la sede, para presentar una denuncia.