El Govern Catalán ha anunciado este jueves que ha pagado las nóminas de los funcionarios, una operación realizada con la autorización del Ministerio de Hacienda, según fuentes gubernamentales. Según fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro, Hacienda había recibido ya de la Generalitat la información necesaria para que los funcionarios catalanes pudiesen cobrar sus nóminas la próxima semana.

Fuentes de la Generalitat habían afirmado que el Govern ha avanzado el pago antes de que el Ejecutivo central haya podido poner en marcha el mecanismo para realizar el pago de las nóminas de los funcionarios catalanes. Sin embargo, fuentes de Hacienda han subrayado que el mecanismo de control de los pagos ya está en marcha y que la Generalitat tiene bloqueadas sus cuentas, de manera que no puede hacer movimientos si no es con la autorización previa de Hacienda.

Por eso, tras recibir la información pertinente sobre las nóminas de los funcionarios, Hacienda ha dado autorización al banco para que se pagasen. El abono de las nóminas y el pago de otros servicios públicos básicos como sanidad y educación, entre otros varios, está en manos de Hacienda, que también acordó una no disponibilidad de crédito del presupuesto de la Comunidad para este año.

El envío de las certificaciones

Este jueves, la interventora general de la Generalitat de Cataluña, Rosa Vidal, ha remitido este jueves al Ministerio de Hacienda las certificaciones requeridas para el pago de alquileres, nóminas, impuestos y otra serie de gastos. En esa documentación, se certifica que no se está destinando dinero público para gastos no amparados por la ley, según informaron a Europa Press fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro.

A pesar de que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, remitió una carta a Hacienda en la que anunciaba que dejarían de enviar los informes semanales sobre el gasto del Ejecutivo catalán y de que la Intervención General de Cataluña anunció que atacaba la orden del Govern, finalmente la interventora general ha remitido al Ministerio los informes semanales y las certificaciones exigidas por Montoro para poder pagar directamente los gastos del Gobierno catalán.

La intervención ‘de facto’ de las cuentas públicas catalanas ya es un hecho y se prolongará de manera indefinida hasta que se encauce la situación en Cataluña. Esta intervención implica que será el Ministerio quien asuma el pago directo de las nóminas de la Generalitat, así como de los servicios esenciales: educación, sanidad y servicios sociales.

El resto de servicios no incluidos en estos capítulos también está intervenido, tras la firma, por parte de Montoro, de un acuerdo de no disponibilidad de crédito para gastos que no estén ya previstos.