El secretario general de la CUP, Quim Arrufat, ha reclamado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que establezca un límite temporal al periodo de suspensión de la independencia para dar una oportunidad al dialogo, como el president ha anunciado en el Parlament. Arrufat ha advertido de que un mes sería un plazo razonable para la CUP, aunque ha asegurado que su formación está dispuesta a escuchar propuestas del president. Y ha dejado claro que no aceptarán “una negociación que se eternice y deje colgado el procés”.

Pese a las quejas expresadas por el modo en que el Govern ha trasladado a la CUP la decisión de suspender la autonomía, Arrufat ha señalado que “la cadena de confianza con Puigdemont está tocada, pero no rota” y ha confiado en que el presidente catalán se avenga a fijar un límite a las negociaciones.

Si no lo hace, ha advertido, la CUP forzará el fin del periodo de suspensión “con las mismas armas que usamos el 1-O para hacer un referéndum y el 3-O para paralizar el país”, es decir, movilizando a la gente en la calle.

Arrufat ha dejado claro, en este sentido, que la suya no es una maniobra electoralista porque ha anunciado que trasladarán al consejo del partido la propuesta de renunciar a que la CUP “vuelva a participar en unas elecciones en dinámica autonómica”. Es decir, si la suspensión acaba en unas elecciones autonómicas los antisistema no participarán en esos comicios.

El portavoz antisistema ha afeado una decisión, la de la suspensión de la declaración de independencia, que supone también una decepción “para miles de personas” que han dado apoyo al proceso secesionista y ha lamentado que “hoy tocaba proclamar la república dando continuidad a los resultados del 1-O.

Documento sin validez

Respecto a la declaración de independencia firmada tras el pleno por los diputados de JxS y la CUP, Arrufat ha reconocido que se trata de un documento sin validez jurídica, puesto que no ha sido registrado ni votado en el Parlament. Pero ha defendido que “es una firma para dar validez de documento jurídico” a la declaración.

Este será el texto que los antisistema confían recuperar cuando concluya el plazo de diálogo abierto por el President para hacer efectiva la proclamación de independencia.

Un texto en el que el bloque independentista afirma que “Cataluña restaura hoy su plena soberanía, perdida y largamente anhelada” constituyendo la República catalana “como estado independiente y soberano”, dispone la entrada en vigor de la Ley de Transitoriedad e inicia el proceso constituyente. El texto afirma además “la voluntad de abrir negociaciones con el Estado español sin condicionantes previos, para establecer un régimen de colaboración” y “pone en conocimiento de la comunidad internacional y la UE la constitución de la República.

La declaración insta a la comunidad internacional a “intervenir para frenar la violación de derechos civiles y políticos en curso” y manifiesta la voluntad de integrarse en la comunidad internacional, a la que apela para un “rápido reconocimiento.