El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha referido este jueves a la situación política de Cataluña durante su intervención en un foro de debate en la ciudad de Sochi. Y pese a insistir en que se trata de una «cuestión interna» que España debe resolver «según sus leyes», ha reprochado a la Unión Europea el «doble rasero» que ha mostrado en los últimos años respecto a los movimientos separatistas.

El dirigente ha utilizado para este reproche el ejemplo de Kosovo, que declaró unilateralmente su independencia de Serbia en el año 2008, tras una larga guerra que resultó en un proceso de limpieza étnica. Putin ha asegurado que entonces Europa «animó» a los separatistas kosovares, mientras que ahora censuran de forma tajante los intentos de Cataluña por conseguir la independencia. Ni Rusia ni España han reconocido nunca la independencia de la nación balcánica.

«En su tiempo saludaron la desintegración de una serie de Estados, sin ocultar su alegría por ese hecho», ha dicho el presidente ruso, que ha incidido en las «contradicciones» de la Unión Europea recuperando también el caso del Kurdistán iraquí, que celebró un referéndum de independencia unilateral a finales del pasado mes de septiembre.

«Resulta que para algunos de nuestros colegas hay luchadores buenos por la libertad y hay separatistas que no pueden defender sus derechos ni con la ayuda de mecanismos democráticos», ha dicho Vladimir Putin.

No obstante, el representante en España del gobierno regional del Kurdistán, Daban Shadala, rechazó ayer establecer paralelismos entre la situación de ambas regiones, «completamente diferentes». En una entrevista con Europa Press, fue firme al respecto: «Si estuviésemos en un país europeo, nunca pediríamos la independencia».

Cumbre europea

Del mismo modo, los principales líderes de la Unión se reúnen desde este jueves en Bruselas, donde se celebra el Consejo Europeo. El líder francés, Emmanuel Macron, ha sido el más rotundo de todos una vez más, pese a que Cataluña no figura en el orden del día del encuentro.

«Será un consejo marcado por un mensaje de unidad en torno a nuestros Estados miembros frente a los riesgos que afrontan, de unidad en torno a España», ha expresado Macron en declaraciones a la prensa en Bruselas, a su llegada a la cumbre.

De forma similar se ha expresado la canciller alemana, Angela Merkel, que ha trasladado su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy en la crisis política provocada por el desafío independentista, al tiempo que ha pedido que se busquen «soluciones dentro de la Constitución española».

«Estamos muy pendientes y apoyamos la posición del Gobierno español», ha declarado Merkel a la prensa. «Evidentemente nos ocupa y esperamos que se encuentren soluciones dentro de la Constitución española», ha añadido.

Juncker, Tusk y Tajani, en Oviedo

Los principales líderes europeos también trasladarán un mensaje de apoyo al Gobierno español con su presencia institucional en los premios Princesa de Asturias. Al acto, en el que intervendrá Felipe VI tras su mensaje televisado de respuesta al referéndum del 1 de octubre, asistirán el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Este jueves, Tajani se ha referido también a la posibilidad de una posible proclamación de la independencia por parte de la Generalitat si España aplica el artículo 155. En este sentido, ha lanzado un mensaje duro hacia Carles Puigdemont: «Nadie va a estar a favor, nadie en Europa podría aceptarlo. Van a estar solos y nadie va a ayudar al Gobierno de Cataluña en esta dirección».