Esquerra Republicana se resiste al abrazo del oso diseñado por Carles Puigdemont desde Bruselas para reeditar la alianza de JxS. Y mueve ficha para ampliar su base electoral ante el 21-D con la incorporación de la parte de Podem que siga fiel a Albano Dante Fachin. Los republicanos aseguran trabajar para un gran frente común del independentismo, si éste incorpora a Podem y la CUP, pero no aceptarán una «propuesta intermedia» ha advertido su portavoz, Sergi Sabrià.

A poco más de 24 horas de que concluya el plazo para inscribir coaliciones electorales, Sabrià ha asegurado que durante el pasado fin de semana se han intensificado los contactos entre «todos lo partidos del frente anti 155 con una voluntad inequívoca de colaboración». Se ha mostrado convencido de que, como mínimo, «habrá acuerdo programático», sin descartar «una solución de máximos».

Pero ha dejado claro que esa «solución de máximos» no puede ser en ningún caso una reedición de JxS. «La solución será buena tanto si se fija bloque único como si surgen tres bloques coordinados, en los cuales cada cual puede defender su espacio e interpelar a sus votantes», ha concluido para defender su postura de las presiones tanto del PDCat como de las entidades soberanistas.

Bienvenida a Fachín

En este contexto, Sabrià se felicitado por la decisión adoptada hoy por el hasta ahora líder de Podem, Albano Dante Fachin, quien ha renunciado a liderar el partido de Pablo Iglesias en Cataluña, y ha mostrado la predisposición de ERC a integrar a la corriente más cercana al independentismo de Podem en sus filas.

«Nuestra manera de presentarnos a elecciones es muy abierta, siempre ofrecemos espacio a los independientes», ha destacado Sabrià tras reconocer que en los últimos días han mantenido conversaciones con el ya ex líder de Podem, «y seguiremos hablando con él». El portavoz de ERC ha destacado la «valentía» con la que a su juicio ha actuado Fachin, «nos hemos sentido muy representados».

Lo que nos une son los valores republicanos y la república en sí misma», afirma Sabrià de Fachin

Sabrià ha restado importancia además a que Fachin insista en que no es independentista. «Lo que nos une son los valores republicanos y la república en sí misma. Tenemos mas puntos de encuentro que de diferencia y queremos invitar a gente diferente a estar en nuestras listas».

De hecho, la integración de los fieles de Fachin a la gran coalición independentista cubriría para Esquerra el espacio de la izquierda radical, dado que los Comunes de Ada Colau y Xavier Doménech ya han dejado claros sus límites, unos límites totalmente insuficientes para los republicanos.

Así, ERC aceptaría como gran coalición un espacio integrado además por PDCat, Podem y la CUP, pero insisten en que no aceptaran ninguna coalición que no incluya a los antisistema, y éstos no aceptarán ningún compromiso electoral hasta que su asamblea lo vote el próximo domingo, fuera del plazo de inscripción de coalición electorales».

En este contexto, ERC rechaza la propuesta de lista blanca lanzada por la CUP para salvar el plazo de presentación de coaliciones fijado por la Loreg, que expira mañana. Esta fórmula, advierten los republicanos, supondría perder todos los espacios de promoción fijados por la ley electoral, puesto que la nueva coalición no conservaría los derechos adquiridos de los partidos con representación parlamentaria que la integren.