El alcalde de Blanes (Girona), Miquel Lupiánez, ha anunciado hoy que abandona el PSC y que también renuncia al cargo por la postura de los socialistas catalanes respecto a la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución.

Según ha explicado el alcalde, es un acto de “coherencia y respeto con el partido que ganó las elecciones municipales en 2015” y la decisión la ha tomado por las diferencias que mantiene con su partido tras la aplicación del artículo 155.

Será el próximo viernes cuando el alcalde, a través de la convocatoria de un plenario extraordinario, renuncie oficialmente al cargo y la Alcaldía pase a manos de la números dos del PSC en Blanes, Pepa Celaya, que ocupará su lugar de forma accidental.

El alcalde lo ha anunciado esta mañana en una rueda de prensa después de que ayer se lo comunicara a la militancia local y que el pasado 2 de noviembre enviara una carta de renuncia al partido.

La necesidad de renunciar a la Alcaldía de esta localidad gerundense le fue comunicada por el secretario de organización del PSC en Girona, Marc Lamuà, que le indicó que tras romper con el partido no podía continuar al frente del consistorio.

Sin embargo, Lupiáñez ha expresado que al principio tenía previsto pedir a los miembros de la Agrupación Local de Blanes reunidos en asamblea que decidieran si debía abandonar o no el puesto.

Como motivos de discordia con los socialistas catalanes, Lupiáñez ha apuntado que “el detonante ha sido la posición del partido respeto a la relación entre Cataluña y el Estado”, y que está “totalmente en desacuerdo” con la forma en que el PSC ha actuado en los últimos meses.

Además, el hasta ahora alcalde de Blanes ha acusado a los socialistas de no haber trabajado para disminuir la que ha considerado como desafección de España hacia Cataluña y ha manifestado que “hubiera sido mucho más coherente” trabajar para conseguir un referéndum pactado antes de apoyar al PP y a Ciudadanos.