Es el órdago paralelo, el que se juega en Euskadi. Al contrario de lo que sucede en el Congreso de los Diputados, donde Rajoy necesita del apoyo del PNV para sacar adelante sus cuentas, en la ‘partida vasca’ la situación es la inversa. En el País Vasco es el PNV quien suplica al PP para que le apoye los presupuestos y sumar, junto a su socio de Gobierno el PSE, la mayoría necesaria. Hasta ahora, el escenario parecía apuntar hacia una prórroga para Urkullu, una opción a la que el PNV parece querer condenar a Rajoy. Sin embargo, esta mañana la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, ha anunciado que su formación dará un paso atrás para que los populares vascos vean satisfechas sus demandas en materia fiscal para poder dar su apoyo a los presupuestos.

Un anunció que supone desbloquear una de las cuestiones que había encallado y que amenaza con impedir la aprobación de las cuentas de 2018: la reforma fiscal pactada entre PNV y PSE y que el PP rechaza. La oposición ha llevado a Alfonso Alonso a poner como condición principal su modificación para poder dar apoyo a los presupuestos vascos. Uno de los nudos gordianos de la pugna se sitúa en el tipo general que socialistas y nacionalistas acordaron mantener en el Impuesto de Sociedades, que en el caso del País Vasco está fijado en el 28%.

El PSE accede a modificar la reforma fiscal que pactó con el PNV y que el PP exige cambiar para apoyar las cuentas de Urkullu

Hasta ahora el PSE se había negado en rotundo a reconsiderar el tipo, tal y como reclama el PP, que pide reducirlo al 25%. Esta mañana sin embargo Mendia ha afirmado que puede anunciar “que habrá presupuestos en todas las instituciones de Euskadi, los socialistas nos vamos a empeñar en hacerlo posible”, ha afirmado. Mendia ha subrayado que lo que los socialistas reclaman es que las empresas tributen de acuerdo a sus beneficios y que por tanto, pese a considerar un tratamiento “simplista” limitar la reforma sólo al tipo de Sociedades, el PSE estará abierto a que durante el periodo de tramitación en la juntas generales de la reforma fiscal “estamos abiertos a que ese acuerdo en el trámite de enmiendas se vea mejorado, es simplemente así”.

Aún lejos de apoyar a Rajoy

En su intervención en los desayunos de ‘Fórum Europa’ que el PSE va a estar dispuesto “a remangarse para hacer posible este acuerdo” en aras a lograr la aprobación de unas cuentas que permitan mantener “la estabilidad y avanzar en las grandes reformas”. El paso atrás del PSE, hasta ahora reticente a modificar la reforma fiscal acordada con el PNV tras un año de negociaciones, se suma al anuncio hecho la semana pasada por el lehendakari Iñigo Urkullu quien se comprometió ante Alfonso Alonso a implicarse personalmente en la negociación presupuestaria iniciada en Euskadi.

El PNV condiciona un apoyo a Rajoy a levantar el 155 y la excarcelación de los exconselleres en prisión

El nuevo escenario que ahora se abre supone un cambio ya que acerca en Euskadi al PNV y al PP, alejados por los acontecimientos y la tensión generada por el ‘procés’. Alonso ha recordado también que los presupuestos el País Vasco se aprueban “en Vitoria, no en Madrid” por lo que intentó diferenciar la situación a nivel nacional y la que se genera en el proceso presupuestario vasco.

En el PNV también se ha comenzado a mover ligeramente la posición, si bien aún se mantiene muy alejada de un posible apoyo a Rajoy. Se asegura que sólo una sustancial modificación del escenario en Cataluña tras el 21-D, y que pasaría por la desactivación del 155 y la salida de prisión de los exconselleres del Govern, podría abrir la puerta a una posible negociación de las cuentas. Hasta entonces, en el PNV insisten en que las posiciones para un apoyo de las cuentas de Rajoy se hace imposible.