La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha dado explicaciones este lunes sobre la destitución de su ya ex edil de Hacienda, Carlos Sánchez Mato,de IU. El motivo, la ausencia de Mato en el pleno extraordinario en el que se ha aprobado el Plan Económico Financiero (PEF). «Lo había decidido ya ayer», ha dicho la alcaldesa, «pero esta mañana he firmado el decreto de su cese: él se encontraba a disgusto con la presentación del propio Plan; lo presentó en la Junta de Gobierno que tuvimos el mes pasado, y yo no preví que él no fuera apoyarlo».

«Le estoy agradecida por la dedicación y el trabajo», ha contemporizado. «Pero no puedo tener un delegado de Hacienda que no apoye su propio plan. Seguirá en Vicálvaro, y a lo mejor le toca asumir otro distrito». Carmena también ha dicho que Sánchez Mato no ha presentado su dimisión como concejal raso.

«Sé que lo ha pasado mal y lo siento, porque le tengo mucho cariño. Hablé con él el sábado por la mañana y lo vi tenso», ha añadido.

La alcaldesa ha recordado que había una serie de medidas cautelares del TSJ de Madrid que tenían bloqueado «un importe de 295 millones de euros o más de obras». «Era importantísimo para nosotros conseguir la normalización. Ya no tenemos ninguna restricción, y nos deja la posibilidad de continuar las obras que estaban paradas», ha recordado la regidora.

El nuevo delegado de Economía es Jorge García Castaño, de Podemos y de la cuerda de la alcaldesa: hasta la fecha, García Castaño se había ocupado de la presidencia del distrito Centro y también del de Chamberí, cargo que seguirá ocupando.

Sánchez Mato es considerado uno de los nueve díscolos del equipo de Gobierno, junto con Yolanda Rodríguez y Mauricio Valiente (IU), Montse Galcerán, Rommy Arce y Pablo Carmona (Ganemos), Guillermo Zapata, Celia Mayer y Javier Barbero (M129, escisión de Ganemos). Los tres últimos han acatado este lunes el PEF, a pesar de estar en desacuerdo. Los demás se han ausentado del Pleno.

«Como ayuntamiento, cuestionábamos la forma en que Hacienda interpreta la Ley Montoro de estabilidad presupuestaria. Y lo hemos acatado a disgusto: hemos pedido que se revise dicha interpretación y hemos lanzado dos procedimientos judiciales», ha reconocido la alcaldesa. Carmena ha dicho que el ayuntamiento va a seguir disfrutando de su «nivel de ingresos». «Lo que cambia es la financiación. Recurriremos más a las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS)».

La concejala de servicios sociales, Marta Higueras, ha incidido en que no se recortarán servicios sociales. Igualmente, García Castaño ha dicho que el consistorio «va a perder una tutela que no viene de ahora, sino de años atrás, por la enorme deuda. Este ayuntamiento va a recuperar sus competencias y la deuda de Madrid va a ser historia».

La alcaldesa finalmente ha destacado que su candidatura es un movimiento «vecinal», «así que voy a intentar que se despolitice». Por eso, ha agregado, se ha confesado sorprendida por la reacción desde IU, «que no formaba parte de la candidatura».