Los dos concejales de la CUP de Reus (Tarragona) Marta Llorens y Oriol Ciurana han quedado en libertad tras acogerse a su derecho a no declarar ante el Juzgado de Instrucción 2 del municipio, donde han comparecido para responder por un presunto delito de incitación al odio contra la Policía.

Tras pasar algo más de una hora en dependencias judiciales, ambos han salido entre aplausos y con gritos de “libertad” proferidos por las decenas de personas que les aguardaba a las puertas de los juzgados.

“Estamos muy tranquilos porque no reconocemos el marco judicial del Estado español, donde no hay separación de poderes”, ha afirmado Llorens. “Hay una mayoría independentista que no está reconocida, la situación no está normalizada”, han dicho, pidiendo “la lucha de todos” porque es “lo que nos mantendrá juntos”.

Según el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), ambos se han acogido a su derecho a no declarar a las preguntas de todas las partes, y se les ha informado de su situación en el procedimiento y de los hechos concretos en los que se les considera implicados.

También aseguran que han quedado en libertad dado que la detención “tenía como único objetivo su comparecencia ante la juez en sede judicial” después de que se negaran a hacerlo hasta en dos ocasiones.

Un centenar de personas se han concentrado ante el juzgado en defensa de los dos ediles, que el miércoles acudieron al Ayuntamiento de Reus a esperar la orden de detención.

Según informa la CUP en su cuenta de Twitter, el objetivo de la concentración, que ha empezado pasadas las 8:30 horas, era apoyar a los concejales “por defender el mandato popular y por plantar cara a la represión del Estado”.