El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, ha confirmado este martes que el cuerpo hallado en el pozo de una fábrica en Asados (Rianxo) corresponde con el de Diana Quer, según el análisis de las pruebas de ADN realizadas. Villanueva ha comparecido en una rueda de prensa extraordinaria convocada junto a los agentes de la Guardia Civil responsables de la investigación.

Tras Villanueva ha intervenido el coronel jefe de la UCO, Manuel Sánchez Corbí, que ha detallado la complejidad de una investigación que se ha extendido durante más de 15 meses hasta la detención y confesión de José Enrique Abuín Gey, ‘El Chicle’, que este fin de semana llevó a los agentes hasta el cuerpo después de que su mujer desmontase la coartada que durante el último año le había proporcionado.

Principal sospechoso desde noviembre de 2016

Sánchez Corbí ha confirmado que ‘El Chicle’ era el principal sospechoso de la investigación desde noviembre de 2016, dado su perfil, las circunstancias de la desaparición de Diana Quer y la comparación de sus movimientos de aquella noche con los que se desprendían de la triangulación de la señal del teléfono de la víctima, que finalmente fue localizado en una ría.

El coronel jefe de la UCO ha subrayado la dificultad de los seguimientos al sospechoso por las particularidades de su entorno. «Todos eran gallegos y nosotros no», ha ejemplificado, justo antes de revelar que en un momento dado ‘El Chicle’ comienza a sospechar que lo están siguiendo y se pone en contacto con un agente de la Guardia Civil para preguntar por qué.

Además, en un primer momento José Enrique Abuín Gey asegura que la noche de los hechos estuvo junto a su mujer en las fiestas de A Pobra do Caramiñal, el lugar en el que desapareció Diana Quer. «Comete un error y se sitúa en el lugar de los hechos», ha explicado Sánchez Corbí. Posteriormente no mantuvo esa versión, aunque su mujer continuó dando soporte a su coartada y asegurando que pasaron la noche en casa.

En un momento posterior de la investigación, ante las sospechas de la Guardia Civil, ‘El Chicle’ pone a disposición de los agentes tanto su coche como sus teléfonos móviles, ambos previamente limpiados y reseteados. «Son elementos sospechosos y todo nos hacía pensar que era un profesional», ha valorado Sánchez Corbí, que ha reconocido que en ese punto el sospechoso había conseguido sortear las pesquisas de los agentes.

El responsable de la UCO enmarca esta situación cerca de abril de 2017: «Es algo que ocurre. Sabemos o estamos seguros de que una persona es el autor, pero estamos en una vía muerta buscando pruebas». Tras reconstruir la situación completa en agosto de 2017 y tras los nuevos informes realizados para conseguir que el juez reabra el caso, es en noviembre cuando la Guardia Civil ya no tiene «ninguna duda» de que es ‘El Chicle’ quien se lleva a Diana Quer en coche desde A Pobra, manteniendo la duda de si alguna otra persona le apoya o da soporte en la ejecución del delito.