El calendario fija un plazo de cinco años para cumplir el enésimo compromiso de puesta en marcha del AVE vasco. Sin embargo, a la ‘Y’ vasca, al Tren de Alta Velocidad (TAV) con el que Euskadi lleva décadas soñando aún le quedan incógnitas relevantes por despejar. Algunas de las más importantes han sido desveladas hoy por el Ministerio de Fomento en una doble sesión de comparecencias en Pamplona por la mañana y en Vitoria, por la tarde. En la primera de ellas Iñigo de la Serna debía hacer público cuál será el punto de conexión de los trazados de alta velocidad vasco y navarro y en la segunda, cómo se resolverá el transporte de mercancías entre Burgos y Vitoria una vez descartado que el trazado será de uso mixto pasajeros-mercancías.

A la primera cuestión el titular de Fomento ha informado de que la opción más razonable para conectar el TAV navarro con el trazado vasco es Vitoria. La otra alternativa que se baraja, concetar Pamplona con el municipio de Ezkio-Itxaso (Guipúzcoa) parece definitivamente descartada. Ambas soluciones se someterán a exposición pública la próxima semana pero el Ministerio ya ha asegurado que por motivos económicos y medio ambientales la opción de Vitoria es la más adecuada.

La conexión del AVE navarro con el vasco en Vitoria es casi 1.000 millones más barata y de menor impacto en el medio ambiente

El trazado navarro que conectaría con la capital alavesa es algo más largo, 70 kilómetros frente a los 55 kilómetros de trazado que supondría hacer en enganche ‘vasco-navarro’ en Ezkio-Itxaso. También es muchos más barata, 720 millones de euros frente a los 1.670 millones en los que se estima la solución guipuzcoana. Un elevado coste que viene determinado fundamentalmente por la necesidad de perforar la Sierra de Aralar, que divide Guipúzcoa y Navarra con un túnel de casi 31 kilómetros, frente a los apenas 5,7 kilómetros en túnel que requiere la solución de Vitoria.

Bueno para «la construcción nacional» vasca

A todo ello se suma que el Gobierno vasco se había mostrado partidario de esta opción como la más adecuada. Tras el encuentro mantenido esta mañana en Pamplona por el ministro De la Serna, la Consejera de Infraestructuras vasca, Arantza Tapia y el vicepresidente del Gobierno de Navarra, Manuel Ayerdi, se ha constatado la buena sintonía entre las tres instituciones para avanzar lo antes posible en esta solución.

Tapia ha subrayado la importancia que tiene conectar el trazado navarro del AVE con el de la ‘Y’ vasca “porque conecta las cuatro ‘capitales vascas’ del Sur del territorio del Estado español, eso es construcción nacional”, ha asegurado. Por su parte el vicepresidente navarro ha destacado que el tren de alta velocidad es una prioridad para Navarra por la conexión con Europa que supone y con los puertos “del cantábrico”.

Al encuentro mantenido en la capital navarra no ha asistido ningún representante de tres de los cuatro partidos que sustentan el Gobierno de Uxue Barkos. Ni Podemos, ni Izquierda-Ezkerra ni EH Bildu respaldan el tren de alta velocidad. Desde EH Bildu se ha apuntado que esta infraestructura es un modelo «caduco y agotado» y que aceptar la propuesta de Fomento «es un acto de humillación que Navarra no pueda decidir qué tipo de trenes quiere».

Adaptar el trazado Burgos-Vitoria a mercancías

Tras la reunión celebrada esta tarde en la delegación del Gobierno del País Vasco en vitoria, De la Serna se ha comprometido a adaptar el trazado ferroviario entre Vitoria y Burgos actual para que pueda soportar el transporte de mercancías. Fomento había descartado que este tipo de transporte se hiciera por el trazado del AVE. El compromiso, que satisface al Gobierno vasco, requerirá adaptar el trazado en ancho europeo. Si bien no ha dado plazos para su ejecución, sí ha señalado que legará a tiempo para 2023, cuando está prevista la inauguración del TAV vasco.

La consejera vasca, Arantza Tapia ha agradecido el compromiso de Fomento y ha asegurado que es un día «clave» para la conectividad futura de Euskadi y la Industria vasca a través del Tren de Alta Velocidad. Tapia también ha valorado positivamente que De la Serna haya condicionado al impacto ambiental la posibilidad de construir un trazado del AVE que discurriría por la Rioja Alavesa.