El Ejército de Filipinas ha detenido a un ciudadano español que portaba granadas y explosivos y que es sospechoso de apoyar a un grupo vinculado al Estado Islámico, según informa Reuters. El arrestado niega la versión de las autoridades locales.

Se trata de Abdelhakim Labidi Adib, un español de 20 años originario de Túnez que fue detenido este lunes en la isla de Basilan, fortín del grupo islamista Abu Sayyaf. Labidi Adib estaría acompañado por un miembro de este grupo extremista, que logró escapar.

«Labidi Adib es un conocido simpatizante de Abu Sayyaf y un ardiente defensor del establecimiento de una califato islámico en Filipinas», mantuvo el capitán Exequel Panti, comandante de las fuerzas en Basilan. El mando militar dijo que el español «se deshizo de una bolsa que contenía explosivos mientras que su compañero saltó por un barranco».

«Soy inocente»

Frente a esta acusación, el español defendió durante el interrogatorio al que ha sido sometido este miércoles en Manila que era un turista y que estaba visitando la selva de Basilan. Igualmente, negó que fuera el dueño de la bolsa con explosivos: «Soy inocente».

El análisis de su pasaporte ha permitido conocer que Abdelhakim Labidi Adib llegó a la isla el pasado mes de octubre tras pasar por Marruecos y Túnez. La investigación deberá determinar si el ciudadano español estaba vinculado a Abu Sayyaf -conocido por secuestrar a nacionales y extranjeros y pedir rescates millonarios a cambio de su liberación- y qué hacía en Filipinas.