JxCat ha acordado hoy la composición de la dirección de su grupo parlamentario, al frente de la cual ha colocado a Jordi Sánchez. El ex presidente de la ANC y número dos de la candidatura permanece en prisión preventiva sin fianza por orden del Tribunal Supremo desde el pasado mes de octubre y el juez que instruye la causa, Pablo Llarena, ha rechazado ya en dos ocasiones sus peticiones de libertad provisional o para participar presencialmente en el pleno de constitución del Parlament. Pese a ello, JxCat lo ha situado al frente de su grupo parlamentario.

El grupo nacido en torno a Carles Puigdemont mantiene así su particular batalla contra las decisiones de la justicia española, que ha desoído con su instancia en defender la investidura del ex presidente catalán pese a que se encuentra huido en Bruselas por afrontar una querella por rebelión, sedición y malversación ante el Supremo. En esta estrategia se inscribe ahora la designación de Sánchez, intentado mostrar una supuesta «normalidad» en el modo en que se gestiona la candidatura, obviando sus causas pendientes con la justicia.

La decisión ha sido adoptada el último día de plazo para constituir los grupos parlamentarios -sólo queda ERC por anunciar la composición del suyo- en una reunión del grupo de JxCat en el Parlament en la que ha participado Puigdemont vía Skype desde Bruselas.

La dirección del grupo se completa con Elsa Artadi como portavoz del grupo y Eduard Pujol como portavoz adjunto, mientras actuarán como portavoces adjuntos Albert Batet, Josep Maria Forné, Gemma Geis y Lluís Guinó, el único representante del PDCat en la dirección del grupo.