«Me hubiera gustado dirigirme como president, como voluntad de la mayoría del pueblo y de las urnas». Con estas palabras Carles Puigdemont se ha dirigido a los catalanes a través de un vídeo desde Lovaina, Bruselas, tras el aplazamiento del pleno de investidura llevado a cabo por el presidente del Parlament, Roger Torrent, quien ha intentado contactar con el ex president hasta en cinco ocasiones antes de anunciarlo, pero sin éxito. Puigdemont ha dicho «respetar» esta decisión, pero ha dejado claro que «no hay ningún otro candidato ni combinación aritmética posible».

Después de guardar silencio a lo largo de la jornada, en medio del cruce de reproches entre JxCat y ERC a raíz de la decisión de Torrent de aplazar el pleno de investidura, Puigdemont ha difundido un vídeo a través de las redes sociales en el que ha hecho un llamamiento a la unidad del pueblo catalán para conseguir «la libertad» y ha rechazado que no haya sido investido president de la Generalitat en la jornada que estaba prevista. A su juicio, el Estado ha intentado «cambiar desde los despachos lo que no ha ganado en las urnas» y ha acusado al Ejecutivo de Rajoy de «chantaje» para elegir un presidente «que les complazca a ellos».

El candidato de JxCat ha asegurado que él es el único que opta a la presidencia y no existe ninguna otra combinación posible. En este sentido, ha vuelto a rechazar el 155 ejecutado por el Gobierno y ha insistido en que no piensa cumplirlo. «Que piensen que vamos a cumplir con el 155 es una gran falta de realismo. El realismo es el 21 de diciembre y los dos millones de votos por la independencia». Por ella hay que luchar, según sus palabras, y a ello hay que dedicar los próximos años, «a defendernos como país desde todos los ángulos».

Puigdemont sigue en Bélgica después de una jornada en la que se ha desplegado un gran dispositivo de vigilancia para evitar que el ex president fugado entrara en el país sin el conocimiento de las autoridades de cara a la sesión de investidura, que finalmente ha sido pospuesta, algo que no ha sido del agrado de Puigdemont ni de sus compañeros de partido. «Hoy deberíamos estar hablando de los proyectos de país para los próximos 4 años», ha señalado en el vídeo.

Precisamente este martes tenía previsto participar en un acto de los nacionalistas flamencos en Lovaina, al este de Bruselas, pero finalmente ha cancelado su asistencia, según han anunciado los organizadores apenas una hora antes del inicio del evento. Puigdemont debía acudir como invitado del candidato de la N-VA a la alcaldía de Lovaina en las elecciones locales de este año, Lorin Parys, y ha sido éste mismo el que ha informado a los presentes de que el expresidente catalán no acudirá a la cita anunciada.