El Congreso ha incrementado los gastos en viajes de los diputados por territorio nacional en todo 2017 hasta los 4.574.025 euros, un 21,78% más que el año anterior: en 2016, la Cámara Baja abonó facturas por desplazamientos de sus señorías por un total de 3,75 millones de euros.

Es verdad que 2016 fue un año atípico desde el punto de vista parlamentario: tuvo una actividad frenética en la Cámara Baja a caballo de dos legislaturas, con dos sesiones constituyentes, elecciones generales en junio y con tres debates de investidura. La repetición electoral culminó con la reelección de Mariano Rajoy el 29 de octubre.

Ya con la XII legislatura asentada, los gastos en viajes se han disparado hasta los 4,57 millones de euros en 2017. De esa cantidad, se incluyen los viajes de los diputados desde su lugar de residencia hasta Madrid para acudir a plenos, comisiones y otras sesiones parlamentarias así como los desplazamientos para actos de partido por toda España, que también abona la institución.

2016, una legislatura atípica

Según el Portal de la Transparencia del Congreso, por conceptos el Congreso abonó 3,12 millones de euros por los llamados viajes «parlamentarios», es decir para ir a Madrid ya sea en avión o tren y también en vehículo propio, casos en los que se paga al diputado el correspondiente kilometraje. Otros 316.197 euros se abonaron para desplazamientos de partido y apenas 1.800 euros para billetes en viajes de delegaciones oficiales por España.

A eso hay que añadir gastos de gestión, de cancelaciones y cambios, así como los billetes emitidos pero pendientes de utilización, lo que suma esos 4,57 millones de euros para todo 2017. El primer trimestre del año fue el más caro para las arcas del Congreso, con facturas de 1.242.164 euros, seguido del segundo trimestre, de abril a junio, en el que se generaron gastos en viajes por 1.240.233 euros, y el último trimestre, con 1.176.973 euros.

Supresión de las dietas

De julio a septiembre, que coincide con el periodo veraniego y una caída de la actividad ordinaria en la Cámara, los viajes de los diputados por España acarrearon un coste de 914.655 euros. Y luego están los viajes que realizan los diputados al extranjero en delegaciones oficiales, previa autorización de la Mesa de la Cámara.

A principios de 2017, la Mesa del Congreso acordó suprimir las dietas de 150 euros diarios que cobraban en sus viajes oficiales al extranjero y de 120 euros en territorio nacional. Según el nuevo acuerdo, se sustituye el sistema de dietas «por el reintegro de los gastos efectivamente producidos y debidamente justificados», con el mismo límite de 150 euros diarios fuera de España y 120 dentro de las fronteras.

Los viajes más caros

Los viajes internacionales más caros se derivan de las asistencias de la numerosa delegación española a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que se celebra en Estrasburgo. Así, el más oneroso ascendió a 111.108 euros, con motivo de la sesión celebrada del 9 al 13 de octubre; la sesión del 23 al 27 de enero costó 107.006 euros, y la del 24 al 28 de abril, 105.921 euros.

Otros viajes de elevada cuantía fue un Seminario sobre Administración Parlamentaria en Cartagena de Indias (Colombia) entre el 2 y el 4 de octubre, que generó unos gastos de 48.457 euros, y otro a Nueva York, por la Conferencia de la ONU sobre el Océano, del 5 al 9 de junio, por 55.289 euros.