PolíticaCausa de la destrucción de los discos duros

La defensa del PP en los discos duros: “La única prueba es la palabra de Bárcenas”

En su escrito de defensa, los populares arremeten contra las distintas versiones que el ex tesorero de su partido dio sobre el contenido de los dos ordenadores portátiles que fueron destruidos en Génova 13. Además, la formación de Mariano Rajoy pide librarse del banquillo de los acusados en aplicación de la doctrina Botín.

logo
La defensa del PP en los discos duros: “La única prueba es la palabra de Bárcenas”
Luis Barcenas

Luis Bárcenas. EFE

Resumen:

En su escrito de defensa de cara al juicio oral, al que ha tenido acceso El Independiente, los populares arremeten contra el que fuera su hombre fuerte de finanzas por las distintas versiones que a lo largo de tres años ha dado sobre el contenido de los discos duros de los ordenadores Mac y Toshiba que dejó en Génova 13 después de haber roto su relación laboral con la formación de Mariano Rajoy.

El PP sostiene que “la única prueba de cargo para acreditar que sí había información personal visible en esos ordenadores es, como el propio señor Bárcenas ha dicho en esta causa, su palabra”. “Si bien, su palabra ha ido cambiando a lo largo del tiempo en sus distintas comparecencias.

El Partido Popular quema su último cartucho para evitar ser juzgado por la destrucción de los ordenadores de su ex tesorero Luis Bárcenas en la Audiencia Provincial de Madrid. En su escrito de defensa de cara al juicio oral, al que ha tenido acceso El Independiente, los populares arremeten contra el que fuera su hombre fuerte de finanzas por las distintas versiones que a lo largo de tres años -de 2013 a 2016- ha dado sobre el contenido de los discos duros de los ordenadores Mac y Toshiba que dejó en Génova 13 después de haber roto su relación laboral con la formación de Mariano Rajoy.

En el mencionado escrito, el PP pone de relieve que “el valor probatorio de la palabra del señor Bárcenas queda en evidente entredicho tras analizar sus declaraciones de los días 15 de julio de 2013, 3 de febrero y 9 de marzo de 2016, plagadas de contradicciones y de versiones cambiantes a lo largo del tiempo”, en referencia a las versiones dispares que el ex senador dio, primero como imputado en la Audiencia Nacional, y luego como testigo, en los juzgados de Plaza de Castilla (Madrid), sobre los datos que almacenaba en dichos ordenadores portátiles.

“Existen fuertes indicios de que esos supuestos archivos personales de Bárcenas no se encontraban en los ordenadores”, sostiene el PP

En este sentido, la defensa del PP sostiene que “la única prueba de cargo para acreditar que sí había información personal visible en esos ordenadores es, como el propio señor Bárcenas ha dicho en esta causa, su palabra”. “Si bien, su palabra ha ido cambiando a lo largo del tiempo en sus distintas comparecencias y existen otros fuertes indicios de que, en realidad, esos supuestos archivos personales no se encontraban en los ordenadores”, añade el letrado y ex fiscal Jesús Santos.

La doctrina Botín

Según la versión que el propio Luis Bárcenas dio en este procedimiento en calidad de testigo en dichos discos duros se almacenaba información relevante sobre la caja B del PP como son el pago de donaciones por parte de empresarios, recibís, gastos de las campañas electorales.

Por otro lado, la formación de Mariano Rajoy –procesada como persona jurídica por la comisión de un delito de daños informáticos al haber destruido presuntamente los ordenadores de Luis Bárcenas sin permiso y a sabiendas de que contenían información relevante de la financiación irregular del PP- pide que se le aplique la denominada doctrina Botín puesto que la Fiscalía no ejerce acusación contra ellos y las acusaciones populares “carecen de legitimación para promover la apertura del juicio oral”.

“Solicitaremos en la fase de cuestiones previas que se aplique la Botín a la vista de la relevancia de la presente cuestión previa, cuya estimación supondría el no sometimiento de mi mandante a la pena de banquillo (…). Solicitamos por medio de este escrito que se señale una vista específica para las cuestiones previas en una fecha previa al inicio de las sesiones del juicio oral”, reza el documento.

De la misma forma, el PP aprovecha su escrito de defensa para arremeter contra las tres acusaciones populares ejercidas por Observatori DESC, Izquierda Unida y Adade. “Unas acusaciones populares que están instrumentalizando el presente procedimiento, utilizando de modo abusivo y perverso el ejercicio de la acción popular contra mi defendido, el Partido Popular, con variados fines espurios, entre el que destaca el político”, insiste su letrado.

“No había ficheros visibles”

Por otro lado, el PP defiende el modo en que se destruyeron los dos portátiles. “Los ordenadores no pedían clave de acceso. (…) Una vez encendidos, se realizó una búsqueda ciega, no intrusiva, para comprobar si los ordenadores tenían información -lo que se mira es si hay ficheros, no se mira el contenido de esos ficheros-. El resultado fue negativo. Si hubiese habido información, el procedimiento obliga a avisar al anterior usuario para que, o bien por sí mismo o bien por parte de su secretaria, pueda sacar, si lo desea, una copia. En cualquier caso, insistimos, no había ficheros visibles en dichos ordenadores, que, además, nunca fueron reclamados por parte del Sr. Bárcenas hasta el día 3 de febrero de 2016, una vez iniciado este procedimiento penal”.

“¿En qué puede beneficiar al Partido Popular el formateo de supuestos datos personales del señor Bárcenas? Evidentemente en nada”, recoge el escrito de defensa

Por último, en su escrito remitido al Juzgado de Instrucción Número 32 de Madrid la formación conservadora se hace la siguiente pregunta: “¿En qué puede beneficiar al Partido Popular el formateo de supuestos datos personales del señor Bárcenas? Evidentemente en nada partiendo de la hipótesis de que documentos tales como la contabilidad o los presupuestos de campañas electorales del partido hubiesen sido generados por el Sr. Bárcenas en el ejercicio de sus funciones, resulta meridiano que los mismos serían propiedad del Partido Popular.

Junto al PP, en esta causa se encuentran procesados la tesorera y gerente de la formación, Carmen Navarro; el asesor jurídico, Alberto Durán; y, el director de sistema de información del partido, José Manuel Moreno por los delitos de daños informáticos y encubrimiento.