Siete ‘batzokis’ o sedes sociales del PNV han amanecido esta mañana con pintadas en las que se les acusaba de ser cómplices de las torturas sufridas por presos de ETA o en las que incluso se les califica de “asesinos”. En una de ellas aparecen las siglas de la formación dentro de una diana. Los ataques se han producido sólo unas horas antes de que esta mañana el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo haya hecho pública la condena al Estado español por un delito de torturas contra los dos etarras condenados por el atentado de la T4 en 2006.

Una de las sedes del PNV atacadas.

Una de las sedes del PNV atacadas. EFE

El PNV ha condenado las agresiones y ha recordado que es la “enésima” ocasión en la que los padece. A primera hora de la mañana los ‘batzokis’ de Abendaño en Vitoria, los ubicados en Deusto y Sabindarrak, en Bilbao, y los que el partido tiene en las localidades de Arrigorriaga, Ugao, Arrankudiaga y Mungía han amanecido con pintadas en las que se podía leer “cómplices de la tortura” y se acusaba a los dirigentes y militantes de la formación de “asesinos” y “torturadores” o se instaban a los presos de ETA a seguir luchando.

Las sedes del PNV han aparecido con pintadas acusándole de “asesinos” y con una diana amenazante

En una nota el partido ha asegurado que se trata de una agresión que está “fuera de lugar y entendimiento”. Subraya que por el momento desde la izquierda abertzale “no desde los diferentes colectivos que legítimamente trabajan en el entorno de los presos” se ha obtenido una “respuesta eficaz” para que cesen estos ataques.

Sortu pide anular la condena a los etarras

El PNV señala que pese a ser legítimo en democracia reivindicar los derechos de los presos o cualquier otra cuestión política, incluso la denuncia de la tortura, “no es de recibo combatirla mediante acciones tan antidemocráticas como las pintadas en sedes de partido políticos que nada tiene que ver con estas prácticas”. Por todo ello, el PNV emplaza a la izquierda abertzale y a los colectivos que trabajan por los presos de ETA “a que desautoricen a los autores de estos sabotajes y a que les exijan que cesen de inmediato en su conducta”.

El Gobierno vasco pide a Rajoy cumplir la condena que obliga a indemnizar a los dos etarras con 50.000 euros

También una sede de su socio de Gobierno en Euskadi, el PSE, ha amanecido con pintadas en la localidad alavesa de Nanclares de Oca. En la fachada del local ha aparecido la pintada, escrita en euskera, “4113 casos de tortura probados” -en referencia a un informe elaborado por el Ejecutivo vasco sobre abusos policiales- y “ordenados por vosotros”. Además, sobre la pared han arrojado pintura roja. El PSE ha exigido a la izquierda abertzale que condene el ataque.

Poco antes desde la izquierda abertzale, el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez pedía la misma reparación y justicia para los torturados que para otras “víctimas de la violencia” así como la revisión de su caso. “Exigimos que se revise inmediatamente el caso d Igor Portu y Martín Sarasola y que esas condenas se dejen sin efecto por haber estado basadas en la práctica de la tortura. Exigimos que se revisen inmediatamente todas las sentencias de presos y presas políticas cuyas sentencias están basadas en la práctica de tortura”. Para Sortu la sentencia de Estrasburgo revela que la práctica de la tortura en España fue “sistemática” e “impune” con la colaboración de “forenses, jueces y medios”.

El Gobierno vasco también se ha referido esta mañana a la condena de Estrasburgo de la que ha señalado que el Gobierno de Rajoy “debe tomar nota” y adoptar medidas para hacerla cumplir y que la indemnización impuesta al Ejecutivo llegue a los presos de la banda. El portavoz del Gobierno vasco Josu Erkoreka ha añadido que junto a ello, el Estado debe adoptar medias par que casos como este no se vuelvan a producir.