No hay otro socio alternativo a la CUP para formar gobierno en Cataluña. Así lo ha advertido hoy Elsa Artadi, coordinadora de campaña de JxCat y mano derecha de Carles Puigdemont después de que el portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardà, abogara en un artículo por tender puentes a los Comunes de Xavier Doménech y los socialistas de Miquel Iceta. Un texto que ha encendido las redes sociales pese a ser Tardà uno de los nombres más respetados del mundo independentista.

«Incluso en el caso de que JxCat y ERC tuviéramos votos suficientes para la investidura, deberíamos incluir a la CUP en el acuerdo» ha respondido Artadi para dejar claro que la formación de Puigdemont no está dispuesta a explorar alianzas alternativas a la del bloque exclusivamente independentista. «Representan una parte significativa del independentismo» ha insistido, convencida de que la negativa de este fin de semana a investir a Jordi Sánchez puede ser reconsiderada en los próximos días para hacer efectiva la investidura en un par de semanas.

Respecto a la apuesta de Esquerra por volver a explorar un tripartito de izquierdas, que Tardà sitúa de momento en el ámbito local, Artadi ha dejado claro su rechazo frontal al PSC de Iceta, mientras intenta contemporizar con unos comunes que, de la mano de Xavier Domènech garantizaron la mayoría independentista de la Mesa del Parlament con su abstención en el pleno de constitución del Parlament, como ha recordado la propia Artadi.

«Siento un gran respeto por las reflexiones» de Tardà, ha asegurado Artadi, «está claro que se tiene que ampliar la base es claro que hay que hablar con los votantes socialistas pero no comparto que haya que tender puentes con Miquel Iceta que es cómplice de 155, que habla de indultos y miente cuando dice que el president sabía que se levantaría el 155» si convocaba elecciones.

Tardà pide «menos tripas y más cerebro» al independentismo

Artadi respondía así a Tardà, quien hoy en un artículo en El Periódico de Cataluña afirma que «el republicanismo debe converger con las fuerzas políticas que también defienden el referéndum vinculante, lideradas por Xavier Domènech, y debe abrir vías de diálogo franco (el municipalismo puede ser un buen laboratorio) con el socialismo catalán del PSC de un Miquel Iceta que debe decidir si se planta o abona la involución de los derechos y libertades.

«Será necesario también que en el independentismo haya menos tripas y más cerebro» añade el dirigente republicano, que ha encendido con ello las iras en la órbita de Puigdemont.

Artadi ha insistido en que «entendemos que tenemos que seguir trabajando con la CUP» y ha defendido la candidatura de Jordi Sánchez, que JxCat propondrá en la ronda de contactos que el presidente del Parlament, Roger Torrent, reabre hoy con todos los partidos catalanes.

La portavoz de JxCat ha rechazado además que tenga aspiraciones a la presidencia de la Generalitat en caso de que todos los líderes independentistas involucrados en causas penales derivadas de la declaración de independencia sean inhabilitados en el plazo de un año. «No me he postulado nunca para ser presidenta de la Generalitat» ha asegurado.

A Riera (CUP) le han causado «perplejidad y muchísima preocupación» las propuestas de Tardá

Por su parte, el diputado de la CUP Carles Riera ha considerado hoy «muy preocupantes» las propuestas de Tardá, según informa Efe. Según ha indicado en una entrevista en TV3, las manifestaciones de Tardà le han causado «perplejidad y muchísima preocupación, porque lo que tendría que hacer es tender puentes hacia el mundo independentista», de acuerdo con los resultados electorales, «y no tenderlos hacia un PSC que ha aprobado el 155».

Riera también ha valorado negativamente unas declaraciones realizadas ayer por la coordinadora general del PDeCat, Marta Pascal, y le ha contestado que «la CUP quiere tirar a la papelera la historia al autonomismo».

«Sí la línea a seguir es la que proponen Tardà o Pascal seguro que no nos pondremos de acuerdo, porque la CUP no desea hacer autonomismo, no se puede pedir a la CUP que comulgue con esto», ha advertido, para avisar que «nuestro objetivo no es ir a elecciones, aunque si no queda más remedio iremos, no nos dan miedo, pero nuestro objetivo es hacer república».