Lliures se lanza al ruedo de la política catalana con una premisa para captar a los ex convergentes que se han sumado al independentismo: la independencia «low cost» prometida por Artur Mas, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras es imposible. Cuentan para ello con nuevas incorporaciones a su proyecto, que se prepara para concurrir a las próximas elecciones municipales sabiendo que probablemente ante se encuentren inmersos en unos nuevos comicios autonómicos.

«Tenemos que explicar a los dos millones de votantes independentistas que tienen que escoger entre autonomía o revolución. O apostamos por la autonomía plena y desarrollada o sólo hay un camino, el que marca la CUP» ha advertido el líder del partido, Antoni Fernández Teixido.

Lliures propone un retorno al catalanismo no independentista del que cree que CDC no debería haber salido nunca, y confía en recuperar a cuadros y votantes de ese espacio político que ahora consideran huérfano en Cataluña. «Rectificar es aceptar que el camino emprendido es equivocado» advierte Teixisó, quien se ha mostrado convencido de que «muchos dirigentes del PDCat ven que era el camino equivocado».

En este contexto, ha acusado al ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de poner sus intereses personales por encima de los catalanes al mantener la confrontación con el Estado. «El factor que anima la política de Puigdemont es mantener la tensión, necesita trasladar a Europa y el mundo que Cataluña está en inevitable confrontación con la justicia y el gobierno españoles, y para este objetivo todo vale».

Freixa y Nebrera

Esta tarde, Teixido y Roger Montañola presentaran oficialmente una estructura de partido dispuesto a concurrir a las próximas elecciones ante representantes de una treintena de entidades catalanas con dos nuevas incorporaciones a su proyecto: Montserrat Nebrera, ex número dos del PP catalán con Josep Piqué, y Toni Freixa, ex miembro de la directiva del F.C. Barcelona que compitió por la presidencia del club con Sandro Rosell.

Se trata de dos nombres que ejemplifican lo que Lliures busca para sus cuadros y dirigentes: experiencia en el ámbito privado más allá de la militancia política. Con esas premisas están buscando los candidatos para las próximas elecciones municipales, en las que la prioridad absoluta será Barcelona.

En Barcelona podemos ganar

Si las aspiraciones en términos autonómicos pasan por conseguir representación parlamentaria y convertirse en la cuña que rompa el bloque independentista, en Barcelona Lliures ve opciones de victoria. Así lo reconoce Fernández Teixido, convencido de que la oposición a la gestión de Ada Colau puede actuar como aglutinante, si consiguen un buen candidato independiente que permita sumar apoyos de todos los sectores descontentos.

Con una propuesta programática liberal y de apuesta por la defensa del sector privado, Lliures se da hasta otoño para presentar esa candidatura ganadora en Barcelona. Entonces el partido celebrará el congreso en el que se acordaran las candidaturas municipales, con la capital catalana en el centro.

Montañola ha dejado claro, en este sentido, que el partido no intentará forzar la máquina para crecer territorialmente en toda Cataluña a costa de cuadros y regidores ex convergentes, aunque Teixido confía incorporar a algunos de esos cargos a sus listas. Pero ambos han dejado claro que la apuesta es Barcelona.