Las Fuerzas policiales francesas han abatido este mediodía al hombre armado que se había atrincherado con varios rehenes con el resultado de al menos dos muertes. Así lo ha confirmado el ministro del Interior en las redes sociales horas después de que este viernes el presunto terrorista, que dijo pertenecer al Estado Islámico, se encerrara con varios rehenes en un supermercado de la localidad francesa de Trébes, en el departamento de Aude, provocando un amplio despliegue policial.

El secuestrador ha protagonizado un tiroteo con la policía antes de atrincherarse en el supermercado, informa el sindicato de Policía Francesa CRS. Diversas fuentes de seguridad citadas por AFP hablan de dos muertos y al menos 10 heridos.

El propio Estado Islámica ha reivindicado la autoría del tiroteo, a través de su agencia de noticias Amaq. La agencia ha emitido un comunicado a través de la red social Telegram asegurando que el asaltante es «un soldado del Estado Islámico» y que se ha movido «en respuesta a las llamadas a atacar en los países de la coalición» que lidera Estados Unidos y que interviene en Siria e Irak contra el grupo terrorista.

El secuestrador, según un rehén que habría sido liberado del interior de local, habría exigido la liberación de Salah Abdeslam, encarcelado por ser uno de los autores materiales de los atentados de París de 2015 donde se produjeron más de 130 muertos en varios puntos, entre ellos en la Sala Bataclan, donde tuvo lugar la principal masacre con casi un centenar de víctimas mortales.

La Prefectura de Aude ha confirmado una «operación en curso» y ha prohibido el acceso a las inmediaciones del supermercado. El Ministerio del Interior también ha informado en Twitter de este despliegue y ha instado a la ciudadanía a «no difundir rumores» y confiar solo en los datos oficiales.

El individuo armado, cuya identidad no ha trascendido, entró en el establecimiento en torno a las 11.00.

«Ataque terrorista»

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ya aseguró hace horas que todo apuntaba a que el tiroteo contra la policía y la toma de rehenes «se trata de un ataque terrorista».

La canciller alemana, Angela Merkel, trasladó su «simpatía» a Francia y su «compasión a las familias de las víctimas» en una comparecencia que ambos mantuvieron de forma conjunta en Bruselas, justo después de la cumbre comunitaria. «Estamos totalmente del lado de Francia y haremos todo lo que esté en nuestra mano para ayudar a las autoridades francesas», dijo Merkel.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y su homólogo en el Consejo Europeo, Donald Tusk, también han mostrado su «apoyo a las víctimas de Trébes» y han afirmado que «la lucha contra el terrorismo es difícil y larga. Vamos a seguir lidiando esta batalla y la ganaremos todos juntos».

Por su parte, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, señaló que el ataque «reaviva la amenaza del radicalismo en Francia, que requiere de nuevo una movilización y la solidaridad de todos los países europeos».