El PP instará a los ayuntamientos vascos a que se comprometan a prohibir el homenaje y recibimiento a presos de ETA en la vía pública de sus municipios y a ceder locales municipales para su celebración. La medida ha sido anunciada hoy por la formación en Vizcaya, territorio donde presentará las primeras mociones para que los plenos de los consistorios se pronuncien ante su celebración. La primera localidad en la que el PP formalizará la iniciativa será Getxo, un municipio con gran significado en la lucha contra ETA y en el que la banda terrorista asesinó a 16 personas, secuestró a varios empresarios y colocó seis coches bomba.

De este modo, el PP dá un paso más en su campaña para frenar la celebración de estos homenajes a presos de ETA a su salida de prisión. Homenajes ante los que se ha comprometido a reaccionar con su presencia para denunciar lo que considera que son reconocimientos a terroristas que salen de prisión «sin haberse arrepentido». Ya lo hizo durante el acto de bienvenida brindado el pasado 18 de febrero en Andoain a los dos presos de ETA, Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, condenados por pasar información a ETA para asesinar a Joseba Pagazaurtundua y el preso de la banda, Zunbeltz Larrea la semana pasada en Durango y Ondarroa.

Con esta moción los populares aspiran a que los ayuntamientos se comprometan a garantizar «la dignidad de las víctimas y sus familias» al evitar que se puedan honrar a presos de ETA. «Pedimos que el consistorio prevea y evite la realización de actos efectuados en público que entrañen descrédito, menosprecio o humillación a las víctimas o de sus familias, exaltación del terrorismo, homenaje o concesión pública de distinciones a los terroristas», ha declarado hoy la presidenta del PP en Vizcaya, Raquel González.

Utilizarla vía pública

Sólo el año pasado en Vizcaya se celebraron media docena de homenajes a etarras a su salida de prisión y en lo que vamos de 2018 ya han tenido lugar tres más. Para el PP además de la insistencia en celebrar este tipo de actos es preocupante la «presencia de menores utilizados para aplaudir, portar pancartas y símbolos del homenaje». Con la iniciativa se aspira a que los consistorios no permitan la utilización de la vía pública para celebrar estos actos y se limiten, en su caso, al ámbito privado y fuera de cualquier instalación de titularidad municipal. «No podemos permitir homenajes públicos a alguien cuyo único mérito ha sido asesinar  personas o ayudar a que sean asesinadas», ha apuntado la presidenta del PP en Vizcaya.

El pasado 22 de febrero el Parlamento Vasco aprobó una enmienda, con los votos de PNV, PSE y Podemos, en la que se manifestaba el “rechazo a los homenajes públicos” que se realizan a personas “bien por su condición de pertenecientes a ETA o bien porque utilizaron o justificaron la violencia como medio para conseguir fines políticos”. En él se añadía que estos actos de homenaje son “contrarios a la defensa de los derechos humanos y suponen una revictimización para las víctimas”.