El PNV ha asegurado hoy que en España “están ganado” quienes no asumieron la Transición. El partido advierte de que si la inestabilidad parlamentaria aboca a un adelanto electoral España la situación puede derivar en unas mayorías absolutas conformadas por “una nueva derecha que nos retrotraiga a los años negros del ‘Aznarato’”. Una circunstancia que considera que derivaría en una “armonización” del Estado y la laminación “de la singularidad de nuestro autogobierno”.

La formación de Andoni Ortuzar ha señalado que actualmente España se encuentra próximo a convertirse en un Estado de “regresión democrática” en los que ante la libertad de expresión y opinión se impone el “puritanismo y la censura”. En un manifiesto con motivo del próximo Aberri Eguna (Día de la patria vasca) que tendrá lugar este domingo, la formación nacionalista hace un repaso sobre la situación política de la que asegura que vive inmersa en una “marea de españolidad” y en una contienda por presentarse como adalid de un “patriotismo constitucional”.

El PNV cree que un adelanto electoral arengado por una «marea españolista» aupará una mayoría absoluta de «una nueva derecha» afín al ‘Aznarismo’

El PNV ha insistido hoy en que el artículo 155 continúa siendo una ‘línea roja’ para acceder a una negociación presupuestaria. Por ello, ha invitado al Gobierno central a buscar los apoyos que necesita para aprobar los Presupuestos Generales del Estado «en otros caladeros» si no accede a retirar la aplicacion del citado artículo. La presidenta del PNV de Bizkaia, Itxaso Atutxa, y el responsable Organización del EBB, Joseba Aurrekoetxea, han presentado esta mañana los actos del Aberri Eguna (día de la patria vasca) que se celebrará el domingo en Bilbao, bajo el lema «Gure etorkizuna, gure Aberria» (Nuestro futuro, nuestra patria). «No vemos que la situación (en Cataluña) esté cambiando, en absoluto, por lo tanto, nuestra posición sigue siendo clara; tendrán que ser ellos los que busquen apoyos en otros caladeros», ha manifestado Atutxa.

«No será por los cinco votos del PNV»

El PNV también ha admitido que no le gusta la posibilidad de que haya un anticipo electoral en España si no hay presupuestos, «pero no serán los cinco votos del PNV en el Congreso los que tengan que garantizar la estabilidad institucional en el Estado, serán los partidos estatales españoles los que tengan que ponerse de acuerdo para conseguirla».

El escenario que dibuja el PNV en el manifiesto presentado hoy es pesimista en torno a la posibilidad de una normalización del clima política en España. Señala que vivimos tiempos en los que la “política con mayúsculas” está ausente” y es más fácil “arengar con el ‘a por ellos’ que establecer lazos de entendimiento y diálogo”. Recuerda que la discrepancia política “termina judicializada” convirtiendo en falsa la idea de que cualquier idea puede ser defendida en democracia como ha ocurrido, señala el PNV, “cuando se encarcela a representantes públicos bajo el amparo de un presunto delito de rebelión difícilmente sostenible”.

El manifiesto con motivo del Aberri Eguna dedica una buena parte de su contenido a cuestionar el modo en el que el Gobierno de Mariano Rajoy ha gestionado la crisis en Cataluña. El PNV reclama la puesta en libertad de los encarcelados y que las instituciones catalanas “dejen de estar tuteladas por la judicatura española”. Denuncian que con el ingreso en prisión de los dirigentes catalanes “se ha ido mucho más allá” al adoptar esta decisión por “defender unas ideas y sin haber recurrido para ello a la violencia.

La formación nacionalista considera que con el encarcelamiento de dirigentes catalanes «se ha ido mucho más allá»

Para el PNV, que ha venido exigiendo la retirada del artículo 155 para iniciar cualquier negociación presupuestaria con el Ejecutivo, el mantenimiento de esta medida situa al Estado en un horoizonte de “inusitada gravedad”. Subraya que no existe un “soporte legal» que permita a un Gobierno suspender e intervenir un autogobierno, también que no existe un “texto legal” que ampare el cese de un Gobierno legítimamente constituido” ni amparo constitucional “que permita el veto o la intervención previa de un Parlamento.

En manifiesto también hace referencia a la situación política de Navarra y la gestión del “gobierno del cambio” que encabeza Uxue Barkos. El PNV apunta que se han equivocado quienes pronosticaban un Gobierno “revanchista”. Asegura que el cambio político en la Comunidad Foral debe continuar y lo hará “muy a pesar de la incesante campaña de desprestigio, acoso, derribo y búsqueda del enfrentamiento protagonizada por la derecha representativa del antiguo régimen”.

En relación a la aprobación de un nuevo estatuto vasco, el PNV reitera la necesidad de impulsar un nuevo encaje de Euskadi “como pueblo” en el seno de la Unión Europea, “a una federación de naciones”. Subraya que cada vez es más constatable la reclamación en el seno de la UE de nuevos estados como lo son Cataluña, Escocia, Flandes o Córcega, “la Unión Europea sigue siendo para los nacionalistas vascos el destino de nuestra patria, Euskadi, que aguarda su oportunidad para ser reconocida y para participar en pie de igualdad en un proyecto político común”.