El ex presidente francés podría ser juzgado por «corrupción» y «tráfico de influencias» en relación con su supuesto intento de influenciar a un magistrado del Tribunal de Casación para lograr una decisión favorable, según informa el diario Le Monde. De acuerdo con el diario, los jueces de instrucción han firmado este jueves la orden para remitir el caso ante el tribunal correccional de París.

Los abogados del ex presidente ya han adelantado que éste apelará la decisión de remitir el caso al tribunal, según informa Reuters. No obstante, Le Monde considera que lo más probable es que el ex mandatario tenga que comparecer ante el tribunal junto a los dos implicados en el caso, su abogado y amigo, Thierry Herzog, y el antiguo magistrado Gilbert Azibert.

La Fiscalía Nacional Financiera (PNF) había pedido el pasado octubre que el ex presidente fuera llevado ante el tribunal correccional por «corrupción, tráfico de influencia y sospecha de violación del secreto profesional».

Sarkozy es sospechoso de haber propuesto facilitar la promoción en Mónaco de Azibert, antiguo abogado general en el Tribunal de Casación, a cambio de información sobre el avance de otro procedimiento, el relacionado con la investigación de si Liliane Bettencourt, heredera de L’Oréal, había financiado ilegalmente su campaña para las elecciones de 2012.

La semana pasada, un juez abrió una investigación formal contra Sarkozy por la presunta financiación a su campaña para las presidenciales de 2007 por parte del Gobierno de Muamar Gadafi después de que el ex mandatario fuera interrogado durante dos días.

El ex presidente es sospechoso de haber incurrido en financiación ilegal en su campaña presidencial por haber recibido supuestamente dinero en efectivo aportado a finales de 2006 y principios de 2007 por representantes del régimen libio, entonces liderado por Gadafi.