La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein ha decidido descartar el delito de rebelión en la petición de extradición a España del ex presidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont y acuerda dejarlo en libertad bajo fianza de 75.000 euros mientras estudia la entrega.

La justicia alemana contradice el criterio de la Fiscalía del país germano, que había solicitado que Puigdemont continuara en prisión y consideraba viable la entrega tanto por el delito de malversación como por el de rebelión. La Audiencia Territorial, por tanto, no entiende que hayan concurrido circunstancias de violencia que puedan hacer equiparable el delito de rebelión español con el de Alta Traición contemplado por el Código Penal alemán.

Carles Puigdemont todavía podría ser entregado a España por el delito de malversación. Sin embargo, en este caso sólo podría ser juzgado por malversación y no por rebelión, lo que le situaría en una situación muy beneficiosa en relación al resto de investigados en la causa que permanecen en prisión preventiva en España.

La decisión de Alemania, previsiblemente, tendrá efectos también en los procesos de entrega abiertos actualmente en Bélgica y Escocia.

Dado lo tardío de la decisión, el equipo jurídico de Carles Puigdemont ha confirmado que la fianza no se podrá abonar este mismo jueves y que, por tanto, el ex presidente de la Generalitat saldrá de prisión en la mañana de este viernes. Sus colaboradores cercanos siguen buscando una residencia en la que pueda permanecer mientras se resuelve el proceso.

Pese a descartar el delito de rebelión, la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein considera que el proceso puede seguir adelante y que no concurren ninguna de las circunstancias que lo anulan. Entre ellos, que el reclamado pueda verse sometido a una persecución de carácter político en el país de origen. En este caso, la Audiencia asegura que estos indicios «no son aparentes».